Se lee en 7 minutos
Evalúa este post

Baby Girl in the BeachLos Juegos más originales para niños

El juego desarrolla diferentes capacidades en el niño

La psiquiatra y maestra Elinor Goldschmied afirmaba que, tras observar cómo juega un niño, el adulto podrá apreciar el estado de concentración al que llega el pequeño, y la inmediatez del placer que obtiene por su actividad.

Goldschmied afirma que es la misma clase de concentración mental que necesita un adulto para concluir un buen trabajo. El niño, en su mundo particular, relaciona juego y trabajo de forma indivisible.

El juego constituye para el niño el centro de su desarrollo. Gracias a la experimentación o manipulación de objetos, sin idear estrategias de acción, su mente no evolucionaría. El juego consigue apasionar al niño, despertar su imaginación, y aportarle crecimiento físico, mental y afectivo. También forma hábitos de trabajo en equipo y cooperación.

Cuando son muy pequeños, los niños gestionan las situaciones a través de su percepción inmediata. En otras palabras: hacen lo primero que se les pasa por la cabeza. Esta acción instintiva encuentra limitaciones cuando aparecen dificultades o problemas. Gracias al juego el niño amplía sus esquemas mentales. Su mundo se ensancha, y se motiva para imaginar estrategias de resolución de esos problemas.

Desde bebé hasta los 2 años

Piscina de BolasLos bebés hasta los 2 años buscan juegos funcionales. El bebé reacciona ante reflejos, sonidos o movimientos y comienza a experimentar con los juguetes y repite acciones y comienza a manipular los objetos.

  • Desde el nacimiento hasta los cuatro meses el niño no juega, sino que reacciona ante reflejos primarios y después comienza a ser consciente de sus movimientos y los repite por placer.
  • Entre cuatro y ocho meses el niño descubre y juega con los objetos sin intención previa, y busca al adulto para que participe junto a él.
  • Entre los ocho meses y el año, el bebé comienza a interactuar con los objetos de forma intencionada en busca de obtener un resultado.
  • Entre el año y los 18 meses de edad, el pequeño maneja los objetos y estudia los resultados de sus actos. Experimenta con nuevas combinaciones de movimientos.
  • Entre los 18 meses y los 2 años, el pequeño pierde automatización en sus acciones y reflexiona antes de realizarlas y conoce de antemano las consecuencias.

Juego para niños de 2 años

A partir de los dos años de edad, los pequeños amplían su vocabulario y han mejorado las motricidades gruesa y fina de sus cuerpos. Los niños se vuelven exploradores, buscan experiencias novedosas y comienzan a imitar a los adultos en sus juegos.

Juegan en casa y en el aula, imitan la realidad mediante juegos simbólicos y gracias a ellos pueden exteriorizar sus emociones.

De 2 a 6 años

En el llamado estadio pre operacional, los pequeños aprenden a manejar el pensamiento simbólico y ya saben jugar a imitar. Las imitaciones son de personas y objetos del mundo real.

Los mejores juegos para jugar con niños

Los niños aprenden mediante el juego, y cada etapa de maduración de los pequeños tiene sus propios desafíos. Los juegos adaptados a cada fase del crecimiento, ayudan al niño a superarse a sí mismo y a alcanzar el siguiente nivel de madurez.

Juegos de manualidades

Son juegos que sacan el creador que cada niño lleva dentro. Son juegos como los puzles,  los bloques de construcción, cubos que encajan, plastilina de colores, arcilla o material de pintura.

Mejoran la motricidad fina. Los niños se vuelven más hábiles y exploradores de sus capacidades en actividades cuyo proceso controlan.

Girl jumpLos juegos con reglamento

Juego imaginativo

Se trata de juegos donde el niño necesita adquirir poder de comprensión de los símbolos o ideas en lugar de objetos. Desde el año y medio, hasta los 3 años de vida, los pequeños, comienzan a desarrollar juegos en los que imitan a los adultos o representan cosas en lugar de los equivalentes del mundo real.

El beneficio de este tipo de juego consiste en el desarrollo del pensamiento simbólico. La capacidad de evocación aporta a los niños la oportunidad de experimentar soluciones a los problemas, o empanizar con las emociones de los demás o los efectos que causan sus propias acciones en el entorno.

Esta clase de juegos incluyen a las marionetas o los disfraces; representaciones de objetos reales como muñecas, casas de muñecas, teléfonos de juguete, cocinitas, comida de plástico; y el teatro o cualquier juego que implique fingir o representar algo o alguien.

Jugar al aire Libre

Cuando los niños alcanzan determinado control motriz, los juegos físicos le aportan el extra de socializar con los demás niños en caso de juegos de equipo
. El juego físico o deportivo fortalece la salud y mejora el tono muscular del niño,  el control motor y su coordinación. Los padres también resultan beneficiados, porque los niños duermen mejor después de los juegos que impliquen desgaste físico.

Estos juegos incluyen juguetes de transportes como
los patines o el triciclo
; juguetes para el aire libre, como los columpios o los cubos y palas para la arena; y juegos de coordinación como la comba, el escondite o el pilla-pilla.

Beneficios del juego en familia

NurseryCuando los niños juegan con los padres, reciben un aporte de experiencia y modelos de actuación. Gracias al juego con sus hijos, los
padres les pueden enseñar cómo resolver problemas, inculcarles valores, enseñarlos a socializar y también mostrarles nuevas palabras y ampliar su léxico.

Los niños necesitan sentir que se les presta atención, y los padres pueden aportar mediante los elogios un refuerzo positivo a las buenas conductas de sus pequeños. Los niños mejorarán su auto confianza.

Respecto a la socialización y los valores, los niños pueden asimilar los patrones de actuación de sus padres. Aprenderán a expresar sus sentimientos de forma sana, respetar a los demás, educación y urbanidad, aprenderán a pedir permiso e incluso a ser cuidadosos con los objetos a su cargo.

Jugar con los niños en el interior

Los padres aprovecharán para disfrutar del ocio hogareño con sus hijos mediante juegos de contenido didáctico.

La cuestión de jugar con los  hijos es tan fundamental que se debe repetir: los padres, siempre que puedan, deben de jugar con sus hijos. Lo que los niños anhelan más en este mundo es sentir la atención de sus padres. Si no la obtienen, si se sienten desatendidos, empeorarán su comportamiento sólo para conseguir que se les preste atención. Los jóvenes son tan susceptibles a la sensación de abandono, que prefieren una riña y sentir que les hacen caso, a sufrir sensación de soledad.

Cuando el tiempo no lo permita, o los padres no puedan salir, existen variedad de juegos para disfrutar en casa en familia. Desde manualidades, hasta juegos de mesa, los vínculos entre los padres e hijos se verán reforzados -aparte de los beneficios que los niños obtendrán en la faceta didáctica-.

En Akros Educational también se ofrecen juegos de mesa para niños que inciden en la educación en valores y el respeto al medio ambiente.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.