Se lee en 7 minutos
Descubre la importancia de las habilidades emocionales en los niños
5 (100%) 1 voto

Entender al otro, leer sus necesidades, comprender nuestro propio mundo emocional y autorregularnos, así como entender las diferentes situaciones a las que uno se enfrenta y adaptarse a ellas, son tareas importantes para desenvolvernos en la vida.

Qué son las habilidades emocionales

Las habilidades emocionales y sociales son aquellas competencias que se adquieren a lo largo del desarrollo evolutivo y que marcarán cómo el niño o niña, y el posterior adulto, se manejará en su entorno de forma exitosa o no.

Tipos de habilidades emocionalesLa expresión emocional es una habildiad muy improtante para el correcto desarrollo personal

Competencia personal:

Las habilidades emocionales en relación a la competencia personal son:

Habilidades de autoconocimiento:

  • Autoconciencia: autopercepción, autoeficacia y reconocimiento emocional.
  • Autorregulación: manejo emocional, postergar la gratificación y tolerancia a la frustración.
  • Determinación: motivación de logro, perseverancia y manejo del estrés.

Habilidades de toma de decisiones:

  • Toma de decisiones responsable: ser capaz de generar opciones y adivinar consecuencias
  • Pensamiento crítico.

A nivel personal, es importante conocer nuestro propio mundo emocional. Es decir, el poder identificar qué emoción sentimos y qué la ha provocado nos ayudará a poderla gestionar y poderla utilizar en nuestro beneficio. Además, permitirá que en el futuro, cuando nos enfrentemos a situaciones o emociones parecidas, podamos manejarlo de una forma más efectiva, ya que el aprendizaje emocional es uno de los más duraderos.

Además, la capacidad de autorregulación y de lectura emocional, nos ayudará a adaptarnos a las situaciones de una manera eficaz, haciendo nuestra actuación exitosa, contribuyendo a la formación de un autoconcepto positivo y una alta autoestima.

Por ejemplo, ante situaciones nuevas los seres humanos ponemos en marcha mecanismos de defensa que nos mantienen alerta durante unos segundos mientras evaluamos la situación y la categorizamos con peligrosa o no. Si poseemos una alta competencia emocional personal, seremos capaces de manejar el estrés y adaptarnos a la nueva situación sin alteraciones emocionales, mientras que si nuestra capacidad de autorregulación es baja es más probable que el estrés siga aumentando provocando emociones negativas que dificultarán la adaptación positiva a la situación.

De la misma forma, las investigaciones afirman que las personas que son más competentes socio-emocionalmente es más probable que sean más exitosas académicamente, les contraten antes para un empleo, y ganen un mayor sueldo. De hecho, en el mundo empresarial es habitual impartir cursos de este tipo ya que aumentan el bienestar y el rendimiento de sus trabajadores.

A parte de la identificación emocional y la autorregulación, el reconocimiento emocional de los otros es igual de importante. Por ejemplo, el saber qué está sintiendo la otra persona nos ayuda a anticipar qué necesita, cómo debemos mostrarnos, qué debemos decir, en general nos permite adaptarnos a la interacción para que ésta fluya de forma positiva y se lleve a cabo con éxito. Para que la comunicación fluya también es necesario que se esté en cierta sintonía emocional y para ello el saber qué siente el otro facilitará el proceso.Tolerar todas las emociones es necesario para una buena salud mental

También, es importante aprender a tolerar las propias emociones. Un error puede ser el pensar que sólo las emociones positivas son buenas y que el resto deben ser superadas de inmediato, sin embargo, todas las emociones son necesarias y lo que debemos aprender es a tolerarlas. EL ser capaz de identificar una emoción negativa y saberla tolerar, hará que su vivencia sea más llevadera, sirva para aprender de ella y nos ayude en el futuro a gestionarla.

La toma de decisiones es una habilidad importante que se debe trabajar desde pequeño para que los niños sean capaces de decidir de forma autónoma y que esta decisión sea eficaz, para ello se debe ser capaz de generar alternativas y valorar las consecuencias que cada una de ellas puede conllevar para tomar la decisión mas acertada.

Competencia social

Dentro de la competencia social estarían habilidades como la asertividad, la escucha empática, las habilidades de comunicación o de solución de problemas, el manejo de conflictos personales, el pensamiento crítico o la conducta prosocial.

La asertividad es la capacidad de defender los propios sentimientos, pensamientos e ideas de una manera adecuada y eficaz. En este sentido el mostrarse asertivo frente a los otros permitirá a los niños el marcar sus límites ante los demás, el defenderse de forma adecuada y sentirse libre en las relaciones sociales. En muchas ocasiones, las personas defienden sus posturas desde el despotismo o de manera agresiva, por el contrario, las estrategias asertivas suponen defender lo propio sin faltar el respeto a los demás. El saber decir que no y no sentirse mal por ello es muy importante para el correcto desarrollo de la personalidad del niño y en la adolescencia es vital para que el niño crezca con seguridad y confianza.

Las habilidades de comunicación también son necesarias para ser competente a nivel social. Parte de estas habilidades es saber cómo transmitir un mensaje dependiendo de quién tengamos delante, adecuándose a las características de la persona. Conocer sus necesidades emocionales también es muy importante para adecuar el medio de comunicación y el contenido del mensaje.

A la par de saber cómo transmitir, se debe saber escuchar, la escucha empática es necesaria para que la comunicación trascienda. Si la otra persona siente que le escuchamos y que comprendemos lo que no está transmitiendo facilitará el que siga comunicándose con nosotros y aumentará su confianza, creándose un clima positivo y de confianza.

En general, las habilidades socioemocionales nos hacen ser más competentes en las interacciones sociales y que estas resulten exitosas en una proporción mayor. Además, al ser seres sociales, el que estas sean positivas también va a favorecer nuestro mundo emocional, ganando seguridad y aumentando nuestro autoconcepto.a través del juego se puede enseñar a manejar conflictos personales

La importancia de fomentar las habilidades emocionales en los niños

Por todo lo anteriormente comentado, es importante que desde que los niños y niñas son pequeños/as fomentemos las habilidades emocionales en ellos y ellas.

Algunos de los motivos para fomentar las habilidades socioemocionales son:

  • Favorecen la formación de un autoconcepto positivo, aumentando su autoestima y mejorando su seguridad y autoimagen.
  • Aumentan la seguridad y confianza de los niños y niñas en las relaciones sociales.
  • Mejoran la expresión emocional y el bienestar.
  • Mejorará su capacidad de adaptación al medio.
  • Ayuda al desarrollo del resto de competencias.
  • Favorece que aprendan a valorarse a sí mismos, reduciendo las deseabilidad social y la necesidad de aprobación.

Las mejores técnicas para potenciar las habilidades emocionales

Las habilidades emocionales no son innatas, estas deben ser aprendidas a lo largo del ciclo vital. Las formas a través de las cuales se aprenden son:la identificación de emociones en los demás mejora la comeptencia personal y social

  • La imitación. Los niños y niñas aprenden de su entorno, por lo que nos convertimos en modelos de aprendizaje, por lo que debemos ser los primeros en hacer manifiestas estas competencias para que los niños puedan aprenderlas. Ser empático, escuchar, tener un pensamiento crítico, ser asertivos, autorregularnos, etc. Es necesario para que los niños aprendan a serlo ellos también.
  • Experiencia directa. Los niños, al igual que los adultos, van aprendiendo a través de las situaciones a las que van enfrentándose. En este sentido, puede ser muy útil el fomentar estas experiencias, pudiéndose hacer a través del juego. Existen múltiples juegos para la inteligencia emocional que trabajan la identificación emocional, les exponen a situaciones problema que han de resolver, deben asociar situaciones a emociones favoreciendo la lectura emocional, etc.
  • Refuerzos. Los refuerzos sociales de cada una de sus conductas, van a favorecer que éstas se emitan en el futuro con mayor probabilidad.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.