Se lee en 8 minutos
Evalúa este post

Niña lee con un peluche

Las fichas para aprender a leer son instrumentos educativos que permiten trabajar la lectoescritura. Sirven para trabajar la teoría, asentarla y automatizar lo aprendido.

El uso de fichas para aprender a leer los niños con discapacidad

Desde el nacimiento, al desarrollar el lenguaje, se establecen nuevas conexiones neuronales en el cerebro que afectan incluso a las áreas que rigen el movimiento. Debido a la capacidad evocadora de la lectura, cuando el pequeño lee, se estimulan las zonas cerebrales que realizan las acciones que figuran en el texto.

La lectura y la escritura posibilitan que el niño entienda los mensajes que le llegan del entorno, y manifestarse ante ellos.  Leer contribuye a madurar su destreza social.

Se denomina lectoescritura a la capacidad de leer y escribir. La comunicación humana se desarrolla a través del lenguaje, y las habilidades en lectoescritura permiten la maduración personal y del intelecto. El entrenamiento de lectoescritura es simultáneo en los niños, pues ambas pericias se relacionan.

El aprendizaje se lleva a cabo mediante dos métodos de idéntica eficacia. La elección depende de las características del niño:

  • Método sintético. Basado en enseñar primero al niño las unidades menores, como las letras, y se avanza hacia las unidades más mayores, como sílabas y palabras.
  • Método analítico. Consiste, al contrario que el anterior, en la enseñanza inicial de las palabras completas y su objeto de referencia, para después segmentarla en unidades menores, como sílabas y letras.

En cuanto a la elección del método pedagógico para el niño, cada uno ofrece sus pros y contras:

  • El método analítico trata de establecer conexiones lógicas y demora más tiempo en enseñarse. Mejora la habilidad de comprensión del niño.
  • El método sintético entrena la velocidad de lectura. Por su objetivo pedagógico basado en la rapidez, queda un tanto descuidado el aspecto de la ortografía.

Fichas de sílabas para aprender a leer

Las fichas de lectoescritura son instrumentos de aprendizaje de la lectoescritura.

Ejercitan la comprensión lectora: extraen, y organizan la información básica de un escrito. Trabajan la asociación entre grafías y sus correspondientes fonemas, la construcción de palabras o la identificación de letras y su caligrafía. El entrenamiento de la escritura aporta el beneficio adicional de mejorar la motricidad fina del niño.

Una vez determinado el nivel de desarrollo del niño, según la estrategia pedagógica elegida, se acotan las fichas de lectoescritura a usar, y sus combinaciones.

Letras DesordenadasTras la elección del método de aprendizaje, sintético o analítico, se eligen las fichas idóneas para el niño.

Si el método apropiado para el niño en particular es el analítico, se utilizarán las fichas de lectoescritura en las cuales se asocian palabras con sus correspondientes grafías y las imágenes a las que se refiere el término. Según progresa la enseñanza, se le muestra al niño la segmentación de palabras en sílabas, y luego en letras y fonemas.

Fichas para aprender a leer las vocales

¿Qué son los fonemas, las letras y las sílabas?

  • Los fonemas son los sonidos del habla. Divididos en vocálicos y consonánticos, son las unidades mínimas e indivisibles del sistema fonológico de los sonidos de una lengua.
  • Una letra es un signo gráfico del alfabeto de un idioma. Representa un sonido.
  • Una sílaba es la unidad lingüística compuesta de sonidos agrupados en torno al de mayor sonoridad. En español, este acento prosódico suele recaer en una vocal.

Fonemas y sílabas

La lectoescritura se basa en la asociación entre las grafías y el objeto: a los niños se les enseña lectoescritura asociando cada grafía a su fonema y al contrario. En el nivel básico de aprendizaje, se les muestra a los pequeños las letras y los fonemas. Una vez familiarizados, se les enseñan en qué consisten las sílabas y los diferentes fonemas silábicos y sus combinaciones. Otra manera de practicar la asociación consiste en ofrecer a los pequeños letras y sílabas, y que ellos pronuncien el fonema correspondiente.

Letra H
En las fichas de trabajo de sílabas y fonemas se pueden utilizar de diferentes maneras
: lectura en voz alta de las grafías que se le presentan al niño, asociación de las vocales o sílabas con sus respectivas grafías, copia de sílabas o lectura de palabras completas y asociación a su imagen.

Existen juegos educativos en los cuales los niños escuchan a través de archivos de audio los distintos fonemas. Ellos deberán elegir la sílaba correspondiente entre un conjunto de opciones que se les ofrece.

Fichas para asociar grafías con  palabras

El método de lectura global se basa en asociar palabras y sus grafías con la imagen que representan. Las fichas para entrenar esta habilidad se pueden usar mediante los siguientes ejercicios: asociación de una imagen con una sílaba que exista en su grafía, relación de un fonema consonántico con una imagen que lo contenga, selección de grafías que contengan ciertas sílabas o letras, asociación de un término con la imagen de referencia.

Juegos educativos de lectoescritura

Sirven para entrenar las habilidades de lectoescritura en un entorno lúdico. La gamificación del aprendizaje resulta atractiva y motivadora para los pequeños. Se pueden alternar en el aula con el uso de fichas tradicionales, y continuar el aprendizaje cuando el niño vuelva a casa del colegio.

La importancia de este tipo de recursos educativos se multiplica en los casos de niños que presentan dificultades de aprendizaje. El factor de motivación, que disminuye en estos niños, se puede aumentar mediante los juegos.

Completar palabras a partir de segmentos más pequeños

Los puzles de letras consisten en juegos para la lectoescritura. Se trata de la segmentación aleatoria de palabras en sílabas. Posibilitan que el pequeño practique a formar palabras mediante las letras que las integran. El pequeño se dará cuenta de que idénticas letras se contienen en distintas palabras. También se puede entrenar la asociación entre sílabas, letras y fonemas.

El primer paso consiste en que los pequeños sepan leer las distintas sílabas, sus grafías y sus fonemas.  La siguiente fase consistirá en componer palabras mediante la unión de sílabas o encadenamiento de fonemas.

NarrativePuzles de sílabas o segmentos.  Esta clase de juegos permiten aprender a componer las distintas palabras. A conocer las diferentes sílabas e identificar cuándo se repiten en otros términos o la asociación entre fonemas y sílabas, entre otras materias didácticas. Se trabajan de diferentes maneras:

Presentando una palabra incompleta, con huecos donde deben figurar las vocales, y el niño debe completarla. Al contrario: se presenta una palabra compuesta por vocales en cuyos huecos el niño debe rellenar las consonantes. Se presenta al niño una imagen debe tratar de escribir el término al que alude. Desde la sílaba inicial, el pequeño debe escribir el resto de la palabra. Al revés: desde la sílaba final, añadir las letras restantes.

Lotos de palabras. Conjuntos de tarjetas-foto y tarjetas-palabra en las cuales el niño puede asociar las palabras al dibujo de referencia.  El objetivo consiste en lograr que el niño reconozca de forma global cierto número de palabras escritas y comprenda el significado. Se entrena el reconocimiento con palabras aisladas, o reunidas en una frase. Las frases  también pueden ofrecerse aisladas o reunidas contando una pequeña historia.

Método Logobits. Consiste en un conjunto de juegos creados para trabajar y perfeccionar la lectoescritura en un entorno lúdico. Entre otras habilidades, se trabaja la discriminación entre fonemas de pronunciación parecida.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.