Se lee en 8 minutos
Guía completa del trastorno del vínculo
4.5 (90%) 2 votos

Los seres humanos somos socioemocionales por naturaleza, lo que implica que tendemos a vincularnos afectivamente con las personas que nos rodean. La vinculación con las figuras de referencia sirve de sustento para el desarrollo del bebé, no sólo a nivel afectivo sino también a nivel social y cognitivo.

En qué consiste el trastorno del vínculoEn los trastornos de conducta son frecuentes los enfados fuertes y desporporcionados están presentes en el trastorno del vínculo

Este trastorno se caracteriza por una marcada alteración persistente en las relaciones sociales que establece el niño o niña, estando presente en todos o casi todos los contextos. Las relaciones que establecen no se corresponden con su nivel de desarrollo.

El apego o vínculo que se establece con los padres es el lazo afectivo:

  • Seguro: el niño o niña tiene establecidos unos lazos seguros y consistentes con sus progenitores.
  • Evitativo: Los niños tienden a evitar o rehusar del contacto con sus figuras de referencia.
  • Ambivalente: El niño se muestra ambivalente respecto a sus figuras de referencia.

Causas del trastorno de apego reactivo

El trastorno reactivo de la vinculación está estrechamente relacionado con pautas de crianza deficitarias, patológicas, debido a alguno de los casos siguientes:

  • Por lo general, los padres han desatendido de forma continuada las necesidades emocionales y físicas básicas del niño o niña.
  • Los niños han sufrido malos tratos o abusos de cualquier índole.
  • Se han producido muchos cambios de cuidador, lo que ha provocado que los o las menores no hayan podido establecer vínculos claros con ninguno de ellos.
  • Falta de habilidades de crianza afectiva de los progenitores.
  • Institucionalización del niño o la niña durante periodos largos y/o críticos.

Diagnóstico del desorden reactivo del apego

Comportamientos comunes de trastorno de vínculo

Los niños o niñas que sufren el trastorno reactivo de la vinculación presentan patrones relacionales alterados o que no se corresponden con su nivel de desarrollo, bien por presentar pautas de relación típicos de niveles superiores o inferiores. Algunos comportamientos típicos son:

  • Alteraciones emocionales como miedo o tristeza.
  • La presencia de agresiones a sí mismo o a los demás, que podrían ser reacciones defensivas ante el miedo a sí mismo o a los otros.
  • Retraso en el crecimiento físico.
  • Retraimiento social.

Tipos de trastorno del vínculo reactivo

Tipo inhibido

Los niños y niñas se muestran incapaces de iniciar interacciones sociales, al igual que presentan problemas para responder adecuadamente a dichas interacciones. Los comportamientos que manifiestan por lo general son:

  • Excesiva inhibición.
  • Conducta ambivalente en relación a las interacciones sociales.
  • Resistencia a recibir satisfacciones o comodidades
  • Actitud fría y vigilante.

Tipo desinhibido

Los niños y niñas establecen relaciones sociales con límites difusos. Los comportamientos más destacados son:

  • Se muestran extremadamente sociables y familiares con personas que acaban de conocer.
  • Establecen relaciones superficiales.
  • Intentos constantes de llamar la atención de los demás.
  • Alteraciones emocionales y comportamentales.
  • Dificultad para entablar relaciones con los compañeros.

Cómo tratar el trastorno reactivo de vinculación

Trabajo psicológico individual

reparar el daño emocional y recuperar el afecto y apego con las figuras de referencia es parte del tratamiento para el trastorno del vínculo

Lo primero de todo es reparar el dolor emocional del niño/a. Lo primero es que vaya ganando confianza en sí mismo a medida que se vayan forjando unos vínculos afectivos sólidos y seguros con las figuras de referenci,a en un ambiente que le apoye seguridad, cariño y soporte.

Dependiendo del niño y de su casuística, se trabajarán diferentes aspectos emocionales, así como los posibles traumas que puedan estar presentes debido a la historia del niño o niña. También, es importante trabajar las posibles distorsiones cognitivas que el o la menor haya podido crear, como que todo el mundo es “malo”, que nadie le va dar amor, que la gente es hostil y le van a dañar, etc.

En otros casos, puede ser necesario trabajar las habilidades que debido al aislamiento o abandono sufrido no ha podido aprender de los demás. En niños o niñas con afectación en el desarrollo cognitivo, también será necesario darles los apoyos para trabajar los déficits que se hayan podido producir.

En líneas generales, la intervención debe estar dirigida a suplir las carencias que el niño o niña haya podido tener hasta el momento presente y cubrir sus necesidades físicas y emocionales.

Enseñanza de estrategias a los padres

A la vez que se repara el daño emocional que el niño o niña haya sufrido, debemos intervenir sobre la situación desfavorable que la ha provocado. Así, es necesario enseñar estrategias de crianza a los padres, madres o cuidadores para restablecer los vínculos afectivos necesarios y cubrir las necesidades básicas del o la menor. Algunas de estas estrategias son:

Explicar a los padres y madres qué es lo que origina este tipo de trastornos para que desde la comprensión se entiendan las manifestaciones conductuales y emocionales del niño o niña y se trabaje teniéndolo en mente.

Mantener comunicación directa con el niño. Para el establecimiento del vínculo y que el niño gane confianza en los que le rodean, ha de sentirse tenido en cuenta por ellos, por lo que el reservar momentos diarios en los que hablar y transmitir lo que sienten o les ha ocurrido, fortalecerá estos vínculos.

Facilitar la expresión emocional. Es muy importante que en el hogar se cree un clima emocional en donde todos puedan expresar en cada momento cómo se sienten y por qué sin ser juzgados y siendo escuchados. Puede ser una estrategia efectiva el proporcionarle al niño un diario emocional en el que anotar sus emociones, facilitando su expresión posterior a los otros.la facilitación emocional y el reconocimiento de emociones es positivo para trabajar en casa con niños con trastorno dle vínculo

En cuanto a la disciplina, han de establecerse límites claros. Las figuras de referencia deben establecer límites concretos, claros y razonables. Además, se deben informar las consecuencias que el traspaso de estos límites conllevará y poner en marcha estrategias de manejo conductual eficaces.

Es importante que ante una mala conducta se desaprueben las conductas y no al niño, ya que de lo contrario estaríamos contribuyendo a una imagen negativa del niño y una disminución de su autoestima.

Hay que fomentar momentos especiales con los niños y niñas, tanto con ellos solos como en familia. Es importante que estos momentos sean de calidad.

Mostrarles cariño y respeto en la forma en la que nos dirigimos a ellos, comunicándonos, teniéndoles en cuenta en la toma de decisiones familiares, respetando sus opiniones, dejándoles elegir, comunicando con respeto y sin gritos o descalificaciones.

Actividades para niños con trastorno del vínculo

El pasar tiempo en familia y dedicar momentos para jugar con los niños y niñas que han sufrido o sufren problemas vinculares es importante, para que así vayan ganando confianza en los demás y en sí mismos. Algunas actividades interesantes pueden ser:los juegos que enseñen actitudes positivas ayudan a trabajar las distorisones cognitivas en niños con trastorno del vínculo

Juegos para fomentar la inteligencia emocional. Es importante favorecer la expresión emocional de los niños y niñas, para ello, juegos de identificación de emociones, relacionar emociones a situaciones o de expresión emocional, ayudan a aumentar su inteligencia emocional y facilitar el que expresen sus propias emociones.

Juegos para aumentan su motivación y autoestima. Es importante que los niños aumenten la confianza en sí mismos, para ello, juegos que les supongan un reto y que puedan resolver con éxito, les ayudará a forjarse una percepción de autoeficacia positiva, aumentando su motivación y autoestima. Los juegos de ingenio o los puzles pueden ser una buena estrategia para esta labor.

La enseñanza en valores, es fundamental para que los niños se desarrollen poniendo en práctica valores como el respeto a uno mismo y a los demás, la tolerancia y la solidaridad, enseñarles esto a través de juegos de valores, fomentará su aprendizaje de forma lúdica y fácil.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.