Se lee en 7 minutos
La Consecuencias del Bullying en la edad adulta
4 (80%) 1 voto

Cabeza de maniquíHaber sido víctima o ejecutor del bullying infantil constituye un factor de riesgo de problemas psiquiátricos graves en la adultez.

Consecuencias del Bullying para los niños

Las causas del acoso responden a predisposición genética, esquemas mentales e incluso factores socioeconómicos. Se aduce que existe relación entre los esquemas mentales del bullying y ciertas alteraciones del eje del estrés (eje HHA).

El Eje hipotalámico-hipofisario-adrenal (eje HHA) controla las reacciones del estrés y regula procesos orgánicos como el sistema inmune, las emociones o la conducta sexual.

El término Bullying significa intimidación. Engloba aquellas actitudes intencionadas y repetidas en el tiempo. El abusador impone al abusado un acoso sistemático mediante amenazas, agresiones e insultos, y le puede mantener dominado durante años.

Los datos sobre el acoso escolar son similares en todo el mundo: afecta a niños de ciudades grandes y pequeñas, centros públicos y privados, y de cualquier segmento de la sociedad.

Los expertos señalan que el bullying implica tres componentes clave:

  • Un desequilibrio de poder real o imaginado por la víctima entre ella y su acosador.
  • La agresión es intencionada y busca dañar a la víctima.
  • La intimidación es reiterada en el tiempo y se dirige hacia la misma víctima.

One against allTipos de acoso escolar

Las víctimas suelen sufrir varios tipos de acoso simultáneos:

Acoso físico

  • Agresiones directas mediante golpes patadas o lanzamiento de objetos.
  • Agresiones indirectas mediante robos y daños.

Acoso verbal

Es el más frecuente. Los abusadores destruyen la autoestima del abusado mediante humillaciones verbales, escarnio público o, apodos denigrantes o con la propagación de rumores falsos.

Acoso psicológico

Los abusadores utilizan las amenazas para obligar a la víctima a realizar acciones indeseadas, o darles dinero, o simplemente provocarle miedo.

Acoso social

Los acosadores excluyen a la víctima de las actividades entre los compañeros de clase o le someten al vacío.

Bullying en clase

Existen estimaciones de que en España sobre bullying constante alrededor del 1,6 % de jóvenes, y deforma esporádica el porcentaje se incrementa hasta el 5,7 %.

Secuelas del acoso en los abusados

Stop abusosLa primera señal de alarma es una disminución del desempeño académico del joven. La disminución de rendimiento puede afectar también al acosador y a quienes favorecen el abuso con su pasividad o jaleando al abusón.

En cuanto a la víctima, vivir bajo constante amenaza de maltrato desencadena consecuencias fisiológicas y se alteran las respuestas fisiológicas ante el estrés. Puede sufrir las siguientes secuelas:

Problemas psicosomáticos. Las víctimas de bullying incrementan el riesgo de una mala salud física y mental, peor funcionamiento cognitivo y peores relaciones con los demás llegados a adultos. Entre las secuelas psicosomáticas destacan los problemas de sueño y la aparición de jaquecas.

El desgaste que sufren los niños limitará de adultos su capacidad de respuesta a los retos, aparte de sufrir una peor salud. Los niños renuncian a adquirir responsabilidades y su actitud se vuelve pasiva. Puede aparecer el síndrome de estrés postraumático.

Baja autoestima. Trastornos emocionales, depresión, ansiedad y pensamientos suicidas. Aparición de fobias y sentimientos de culpa. Manifestaciones neuróticas y de ira.

Cambios en la conducta. La víctima se vuelve aislada, introvertida y tiende al aislamiento social. Dificultades en el hogar y en las relaciones sociales. Baja satisfacción familiar.

Pérdida de interés por los estudios y fracaso escolar. Faltas de asistencia a la escuela e incluso abandono de los estudios. Conllevan que el adulto obtendrá peor nivel socioeconómico.

En los casos más graves, la víctima puede abusar de sustancias, sufrir depresión generalizada o cometer suicidio. Las secuelas pueden acompañar de por vida a la víctima.

Las secuelas del bullying en adultos

Apenas existen investigaciones sobre los efectos a largo plazo del acoso escolar infantil. Un estudio de la Universidad estadounidense de Duke afirma que las marcas emocionales permanecen, aunque el acosado llegue a la adultez.

Considerando la edad adulta a partir de la mayoría de edad, los jóvenes acosados en la infancia sufren problemas emocionales y de comportamiento y tienen mayor tendencia a sufrir desórdenes psiquiátricos.

Los acosadores y aquellos jóvenes que alternaron ambos papeles también presentan riesgo de trastornos como la agorafobia, la depresión, ansiedad, pánico y conductas antisociales. En ambos sexos también se incrementa el riesgo de suicidio.

El citado estudio corroboró que los niños con historial de causar o sufrir bullying suelen pertenecer a familias de bajo nivel socioeconómico. Estos niños sufren problemas de impulsividad y falta de regulación emocional. Las víctimas son niños tímidos y faltos de asertividad.

Los adultos víctimas del bullying infantil pueden provocarse “autobullying”. Su forma de dirigirse hacia ellos mismos conlleva palabras negativas y pensamientos autodestructivos.

ClawsConsecuencias del bullying para el agresor

Acosar a víctimas indefensas no les causa sufrimiento, pues con su matonismo suelen conseguir la admiración y el apoyo de algunos compañeros. Este apoyo activo o pasivo de los demás alumnos, producen en el abusador un refuerzo de su actitud acosadora a su víctima. Ciertos estudios ligan el abuso al acercamiento de los acosadores a futuras conductas delictivas.

Los abusadores sufren consecuencias como la ausencia de autocontrol, una actitud irritable y violenta, impulsividad e intolerancia ante los demás.

Mostrarán señales externas y exageradas de autoridad, y tratarán de imponer sus objetivos mediante la intimidación o el uso de la fuerza.

Las relaciones con la familia o amigos de los abusadores suelen ser disfuncionales. También suelen tener bajo rendimiento escolar y tendencia al fracaso académico.

Las consecuencias para el grupo que apoya con pasividad o riendo las gracias ante el abuso no resultan evidentes. Estos jóvenes pueden desarrollar de adultos actitudes pasivas ante la injusticia y convertirse en personas miedosas, temerosas del esfuerzo, intolerantes y carentes de afán de superación.

Superación de las secuelas

ButterflyExisten ciertas pautas, que no sustituyen a la ayuda profesional, que tratan de paliar la destrucción interna causada por el acoso reiterado. Se pueden tomar, entre otras medidas:

Superación del odio. No por ganarse el cielo de puro bueno, sino porque mantener dentro el rencor hacia los abusadores redunda en la mala salud emocional de la víctima.

Cuidado con la charla interior. El lenguaje interno de la persona, cómo se dirige hacia sí misma, puede estar impregnado de las consignas de los abusadores. La víctima debe tratarse bien y tener una relación sana consigo misma. Es fundamental que se hable con inmenso cariño y respeto.

Pueden aparecer pensamientos autodestructivos como parte de la cháchara mental consecuencia del abuso. Los pensamientos se pueden gestionar en vez de creérselos: son secuelas transitorias que vienen y van, y son parte del proceso de curación.

Potenciación de los puntos fuertes. El joven que sufrió acoso queda con la autoestima dañada. Importa que el joven desarrolle actividades o aficiones que se le den bien. Conseguirá logros que le ayudarán a restaurar la autoestima.

Solicitar ayuda

No es necesario que la víctima lleve la carga en solitario. La diversidad de las  secuelas del abuso necesita tratamientos variados en múltiples campos. Hay que dejar de lado la soberbia: no debe llevarse la carga en solitario sin necesidad. Es trabajoso y estúpido jugarse la salud habiendo por apasiónales y gente que apoyará sin condiciones al joven.

Tras una primera etapa de la vida bajo el abuso, se puede salir del hoyo, superar las secuelas, usarlas para crecer y llevar una vida adulta funcional, plena y feliz.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.