Se lee en 7 minutos
Las mejores actividades sobre solidaridad para niños
3.8 (75%) 4 votos

Los niños y niñas representan el futuro de la sociedad, por lo que si queremos que los cambios deseables sean llevados a cabo, es de vital importancia que pongamos en práctica la enseñanza en valores a los más pequeños y pequeñas de cada hogar. Esta enseñanza debe ser llevada a cabo desde la escuela, la familia y la sociedad en su conjunto.

Qué es la solidaridadenseñar a los niños a compartir favorece que emerja la solidaridad

Uno de los valores más importantes que debemos enseñar o inculcar en los y las menores es la solidaridad. No obstante, lo primero sería definir qué es la solidaridad, ya que cada uno podemos tener una creencia diferente de la misma. La solidaridad es definida por la RAE como la adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de otros.

Qué entendemos por solidaridad

Al margen de la acepción dada por la Real Academia Española, por solidaridad hacemos referencia a un valor que puede tener diferentes connotaciones. Así, la solidaridad puede entenderse como la necesidad o el sentimiento que nace dentro de una persona de querer ayudar o implicarse con el otro u otra sin recibir nada a cambio. También, es la colaboración en el desempeño de la tarea que otra persona está llevando a cabo.

En momentos de crisis en cualquier sociedad, suele emerger este valor, debido a la gran necesidad que experimenta la población en su conjunto, las desigualdades que se generan o la falta de recursos que se producen. En el momento actual, se pueden ver gestos de solidaridad en las personas que están interviniendo en la crisis de refugiados que se vive, debido al a guerra civil que está teniendo lugar en Siria. Durante la crisis económica, también se han dado grandes actos solidarios, para ayudar a aquellas personas que más han sido castigadas. A nivel macro, organizaciones no gubernamentales han venido desempeñando grandes proyectos solidarios en países en vías de desarrollo, que han ido permitiendo dotar de recursos básicos a la población que en ellos viven.

La solidaridad, emerge en cierto modo de la empatía, y sustenta parte de la relación social de la persona con el medio que le rodea. En el compañerismo, el amor, la amistad, la solidaridad es necesaria para que estas relaciones se experimenten. En este sentido, es un valor fundamental, necesario para el desarrollo personal y para el desarrollo de la sociedad en su conjunto.

Parte de la empatía, ya que se necesita tomar conciencia de las necesidades de los otros para sentirse atraído a contribuir en su satisfacción.

La importancia de educar en valores

El aprendizaje en valores es un aprendizaje social. Es decir, los niños, aunque son seres sociales por naturaleza, no nacen siendo solidarios. Por este motivo, es la familia, sus figuras de referencia  o la escuela, los encargados de su educación en valores.

Además, como hemos comentado, la solidaridad, sustenta en parte el compañerismo, la amistad, la lealtad y el amor. Estas relaciones son las que permiten a la persona realizarse personalmente en determinados aspectos, por lo que la enseñanza en valores solidarios, permitirá este proceso.

La solidaridad, permite a los niños compartir responsabilidades que con probabilidad sobrepasarían la capacidad de algunos niños si tuvieran que afrontarlas en solitario.Esta capacidad de trabajar en equipo, que esta favorecida en parte por la solidaridad y el compañerismo, va a ser necesaria en su etapa laboral, por lo que el mostrarles cómo ser solidarios desde pequeños, permitirá una mejor adaptación al trabajo y a las exigencias que supone.los juegos que enseñan envalores son recursos educativos útiles para enseñar solidaridad

La solidaridad permite crecer la sociedad en su conjunto, porque para poder crecer y desarrollarnos como sociedad necesitamos estar juntos y ayudarnos los unos a los otros. Los niños y niñas serán los encargados de llevar esta tarea a cabo en el futuro, por lo que enseñémosles desde pequeños para que así sea.

Las relaciones interpersonales nos enriquecen como personas y seres sociales que somos. Para que estas relaciones sean más intensas, duraderas y significativas es necesario que exista solidaridad entre ambas partes.

La violencia, el egoísmo, la competitividad, el desprecio, la venganza o la envidia, entrañan carencia de solidaridad, por lo que para combatirlas, enseñar a los niños la importancia y la riqueza de querer involucrarse en las necesidades de los demás es muy importante.

Cómo inculcar la solidaridad en los niños

Una vez expuesto por qué es necesario enseñar a los niños valores como la solidaridad, el siguiente paso es saber cómo podemos hacerlo. Algunos consejos para permitir a los niños que sean solidarios son:

  • Enseñarles los beneficios de compartir. Los niños y niñas pequeños no suelen compartir sus pertenencias, siendo muy posesivos. Para ello, no es necesario “obligarles” a tener que compartir sus juguetes por ejemplo, sino que es preferible mostrarle los beneficios de compartir, como es el que la otra persona disfrute también, el que la otra persona querrá también compartir con él o ella sus pertenencia, el que los/las dos podrán disfrutar del juego juntos/as. También, debemos ser modelos eficaces, para ello es necesario que los niños vean a su alrededor personas solidarias que comparten lo propio con los demás y sobre todo con ellos.
  • Enseñarles que el esfuerzo genera recompensa y que para conseguir lo que desean es necesario esforzarse para conseguirlo. Cumplir todos los deseos de los niños y niñas no les permite tomar conciencia de estos valores.
  • Motivarles a colaborar en las tareas diarias del hogar. Es positivo que existan modelos de colaboración en las tareas domésticas y familiares. También es bueno que sus responsabilidades vayan aumentando con la edad. Así, aprenderán que la colaboración y ayudar a los demás es importante y satisfactorio para todas las partes.promover la cooperación y colaboración favorece la solidaridad
  • Promover actividades solidarias en su entorno, acudir a obras sociales con ellos para puedan contribuir en las mismas y experimenten el ser solidarios y vean la importancia de ayudar a los demás en lo que éstos necesiten.
  • Promover actividades de cooperación. Tanto en el hogar, como en la escuela o en actividades extraescolares es positivo que los niños y niñas aprendan a cooperar desde edades tempranas y que a la vez aprecien los beneficios de trabajar en equipo, tanto para los demás como para sí mismos.
  • Favorecer la empatía también es una manera de enseñar a los niños y niñas a ser solidarios. La empatía se enseña a través de modelo empáticos, de fomentar la expresión emocional y el lenguaje emocional en su entorno, en proporcionarles un clima emocional estable y en general mostrándonos empáticos con ellos y ellas.

Juegos y actividades para enseñar solidaridad

Además de los consejos anteriores, que implican que la familia y el entorno del niño o niña sea un modelo solidario, es un buen recurso el incluir juegos que favorecen la solidaridad.

Por un lado, existen juegos de mesas que fomentan el aprendizaje en valores. A través de láminas y situaciones sociales, enseñan a los niños modelos solidarios y formas de actuación que premian la ayuda a los otros. A parte de la solidaridad, estos juegos enseñan otros valores como el respeto o los buenos modales.

Los juegos cooperativos también fomentan el trabajo en equipo, la ayuda y la colaboración para un bien común. Juegos como la búsqueda del tesoro o juegos de mesa cooperativos son algunos ejemplos.

Los deportes de equipo también promueven valores de solidaridad en los niños al fomentar el trabajo coordinado y en equipo, primando el resultado del equipo frente al personal.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.