Se lee en 9 minutos
Los mejores ejercicios orofaciales
Evalúa este post

Modelo de bocaLa musculatura orofacial se implica en ciertas habilidades que los infantes adquieren en durante su desarrollo evolutivo, tales como el habla o la deglución. Los déficits en esta musculatura pueden impedir la correcta ejecución de estas destrezas.

Qué es la musculatura orofacial

La musculatura orofacial consta de los músculos faciales y orales que intervienen al hablar, deglutir o en la comunicación. La constituyen los músculos externos e internos de la cara, boca o lengua.

Cuándo un niño necesita ejercicios de la musculatura orofacial

Los trastornos de la comunicación como la dislalia o disglosia, o los trastornos de la ingesta por degluciones atípicas se deben a problemas en la musculatura orofacial. Se manifiestan con rigidez muscular o movimientos bruscos o poco armoniosos y, por el contrario, con la musculatura laxa que dificulta la articulación de movimientos. Ante la presencia de estos síntomas,  es necesario trabajar el mejoramiento de la musculatura orofacial con ejercicios tales como la terapia miofuncional.

Tipos de ejercicios orofaciales

los musculos orofaciales intervienen en la deglución y en el hablaEn general, los ejercicios indicados para mejorar la musculatura orofacial inciden en su movilidad para fortalecerlos o relajarlos, según el caso; se consigue, en general, que dichos músculos ganen flexibilidad y libertad de movimiento.  En cuanto a la función pre lingüística que queramos trabajar -como la deglución, respiración, masticación u otras-, se requieren ejercicios específicos para la estimulación de cada una.

Ejercicios de respiración

Los ejercicios de respiración son el fundamento de la terapia miofuncional. La respiración adecuada mediante el uso del diafragma resulta esencial para el correcto funcionamiento muscular.

Ejercicio de respiración diafragmática:

  • Coge aire por la nariz y llévalo hasta el abdomen. Sabrás que lo trasladaste al abdomen, porque éste se hinchará. Cuando notes el aire en el diafragma, debes retenerlo durante 3 segundos.
  • Por último, hay que expulsar el aire por la boca de forma lenta y natural.
  • Al principio conviene realizar tumbado el ejercicio para que resulte más sencillo; sin embargo, es preciso terminar por saber realizarlo sentado y en pie.

Otro ejercicio de respiración es la respiración-base:hacer pompas ejercita la musculatura orofacial

  • Inspira aire por la nariz de forma suave y corta. Retén el aire y expúlsalo por la boca con una espiración prolongada.
  • Inspira por la nariz de forma suave y corta. Retén el aire, y espíralo por la boca en dos veces.
  • Inspira por la nariz en dos tiempos. Retén y expulsa por la boca de forma prolongada.

 

Ejercicios de succión

Puedes estimular el movimiento de succión del pequeño, propiciando momentos en los que necesite ejercerlo para beber líquidos de su agrado. Por ejemplo: ofrece al niño zumos, batidos o leche en brick individual para que beba mediante una pajita. Al principio, tendrás que presionar el envase para que el líquido tienda a salir y se facilite la práctica del niño. Es recomendable comenzar con pajitas cortas y delgadas, pues exigen menos esfuerzo, e ir avanzando hacia otras de mayor grosor y longitud.

Por otro lado, cuando el niño deba beber en vaso, debes realizar una adaptación sucesiva; al principio debes sujetar el vaso en los labios del niño e ir inclinándolo poco a poco hasta que el líquido caiga en cantidades pequeñas y el niño absorberlo fácilmente.

Existen chupetes de succión anatómica, que permiten trabajar la succión sin deformar el paladar.

Ejercicios de masticación

La estimulación del proceso de masticación comienza con alimentos u objetos sólidos que permitan su masticación con las encías de una forma consciente. Los cepillos de entrenamiento se introducen en la boca del niño y los puedes ubicar entre sus encías y ayudarle a moldear el movimiento mandibular.

Ejercicios de degluciónlos juegos de soplo mejoran la musculatura orofacial

En la deglución intervienen todos los músculos orofaciales. Hay que dosificar la cantidad de comida que ingiere el niño, así como su textura. Se empieza a alimentar al pequeño con alimentos más fáciles de deglutir, como la patata, hasta llegar a los más difíciles de tragar, como la carne de ternera, propensa a generar “bolos”.

Para trabajar los movimientos de la lengua en la deglución, se utilizan unas pajitas sujetas con dos gomas elásticas entre las que el niño debe evitar que la lengua  quede atrapada.

Ejercicios de vibración

Con la ayuda de un vibrador, se estimulan diferentes áreas de la musculatura orofacial. Puedes comenzar por la zona externa de la boca, e incide en las mejillas, la barbilla, la frente y el cuello. Después, trabaja el interior de la boca con hincapié en la lengua, el paladar, los labios y la cara interna de los carrillos.

Actividades para la estimulación orofacial

Además de los ejercicios de estimulación musculares, puedes realizar actividades con los niños a modo de juego en los que ejerciten dicha musculatura. Algunos ejemplos son:

  • Juegos de soplo. Se trata de juegos en los que es necesario soplar objetos, como una carrera de bolitas de papel en las que estas deben avanzar por un circuito. Otros juegos consisten en accionar molinillos de viento; o también, supervisados por un adulto, los niños deben tratar de hacer que baile la llama de una vela sin llegar a apagarla.
  • Juegos de imitación. Delante de un espejo, debes ejecutar muecas y caras graciosas moviendo los labios, sacando la lengua, inflando los carrillos y otros movimientos, y el niño debe tratar de imitarnos.
  • Juegos con pompas. El realizar pompas de jabón implica el control de la respiración y el soplo.

Método Logo Bit de Praxias Orofaciales

Paloma Gutiérrez, autora del método Logo Bit, recomienda su utilización para tratar cualquier patología relacionada con problemas en el habla o la comunicación; incluso como apoyo y refuerzo para iniciar al niño a la lectura, o mejorar su capacidad de atención.

Antecedentes: método didáctico de Bits

Los Bits de Inteligencia son un método didáctico creado por el médico estadounidense Glenn Doman con el objetivo de estimular el desarrollo cerebral del niño de entre 0-6 años.

El método consiste en mostrar de forma escueta información visual y auditiva mediante tarjetas de información o bits; el niño, adecuadamente motivado, mejora su atención, la memoria y la capacidad de aprendizaje. Se demostró que los estímulos cortos son más eficaces que los largos; y los bits se muestran de forma rápida en sesiones cortas; con entusiasmo y alegría por parte del educador para atraer la atención del niño y mantenerlo motivado.

 

Logo Bit de Praxias Orofaciales

El método Logo Bit es una creación de Paloma Gutiérrez, logopeda especialista en trastornos del lenguaje y la comunicación. Este producto es una herramienta terapéutica destinada a los profesionales de la sanidad y la educación para rehabilitar pacientes con trastornos del habla.

El método es una combinación de terapia miofucional y orofacial, junto a tarjetas de información visual o bits. Las tarjetas muestran fotos de la boca y la explicación de los ejercicios -de lengua, mejillas, labios y velares- precisos para corregir deficiencias de articulación de los órganos fonatorios.

El concepto integra el método bits en cuanto a la mecánica, la rapidez de ejecución y la duración de las sesiones; desarrolla la atención, la memoria y la activación de diferentes áreas cerebrales mediante las neuronas espejo. Con trabajo diligente, puede conseguirse la creación de nuevos patrones neuromotores y mejorar el habla.

El resto de la gama del Método Logo Bit consiste en:

Técnica de trabajo de praxias linguales

Las tarjetas se muestran al niño de forma repetitiva y ritmo continuo. La duración del ejercicio la determinará un cronómetro. La práctica debe ir acompañada de estímulos auditivos e imitación de los gestos a realizar para servirle al pequeño de apoyo visual.

La autora del método aconseja un diagnóstico previo del estado del niño a nivel orgánico y funcional. Puede ejecutarse el diagnóstico mediante un test con el método Logo Bit pasando al niño todas las tarjetas y, tras anotar los resultados, se pueden valorar sus necesidades terapéuticas. Así, el tratamiento se enfoca al paciente de forma personalizada y puede programarse una terapia individual.

Después de quince años de tratamientos con el método Logo Bit en patologías como síndrome de Down, autismo, parálisis cerebral, TDH, Alzheimer, problemas articulatorios de la “R”, entre otras, los resultados fueron significativos. Se puede constatar que un entrenamiento continuado con el Método Logo Bit consigue avances espectaculares en el habla y mejora la atención, la concentración y la estimulación cerebral.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.