Se lee en 7 minutos
El corsé para niños ¿Cómo enseñarle a llevarlo?
Evalúa este post

corse-ninosMuchos niños se ven obligados a llevar un corsé para poder frenar la escoliosis e incluso evitar la cirugía. La escoliosis es una curva pronunciada de la columna, de al menos diez grados, en la que se detecta además rotación de vertebras. Son en ocasiones niños que presentan algún tipo de discapacidad física que les provoca esa curvatura de la columna.

Es un método de tratamiento ortopédico que a muchos les cuesta aceptar, resulta incómodo, aparatoso y para el que se necesita tener paciencia pues será cuestión de llevarlo durante mucho tiempo, que podamos obtener los mejores resultados.

Por qué debe llevar corsé mi hijo

Los niños deben tener una movilidad, que en ocasiones no pueden tener debido a diferentes problemas como determinadas parálisis cerebrales que pueden provocarles incluso algún tipo de malformación.

Es el caso de la escoliosis, que puede provocarles el no poder realizar su vida cotidiana de forma habitual, con las actividades propias de su edad. La psicomotricidad infantil es fundamental en los niños ya que les permite desarrollarse de forma más completa con la investigación de todo lo que tienen a su alrededor, superando todos los retos y barreras que se encuentran en el camino, sus miedos, etc. Se entiende la psicomotricidad como la psicología del movimiento.

Por tanto si ese movimiento no existe o no se puede desarrollar de forma correcta como consecuencia de una deviación en la columna, como la escoliosis, estará limitando a nuestro hijo.

El corsé para niños será la solución, evitando la cirugía en la mayoría de los casos y logrando que la columna se coloque en su posición correcta.

corse-ninos

Síntomas y causas de la escoliosis

La escoliosis no duele y físicamente, a no ser que sea muy pronunciada, no se detectará. Es más visible en niños o niñas que estén muy delgados y que podamos ver cómo se marca la columna en su espalda, pero en cualquier caso, lo más aconsejable es que el pediatra pueda hacer sus revisiones continuas a nuestros hijos, calculando no solo la talla y la evolución de su crecimiento, sino también revisando el estado de la columna.

En el 80% de los casos, la escoliosis tiene un origen desconocido, pero en el 20% restante, las causas se pueden referir a problemas traumatológicos, neurológicos, metabólicos, etc., ya que influyen en ella la nutrición y el desarrollo de los niños.

Hasta el momento no se ha detectado si la escoliosis está asignada a algún gen concreto, pero se sabe que si ambos progenitores tienen escoliosis, el hijo tiene bastantes probabilidades de tenerla, de hecho se habla de un 50% de probabilidades de escoliosis en niños cuyos padres padecen o han padecido escoliosis en su niñez o adolescencia.

No obstante los padres pueden detectar por ejemplo que la pierna del pantalón quede más larga en un lado que en otro, o que las mangas de la camisa no sienten igual, una asimetría pronunciada en la cadera, etc.

corse-ninos

Cómo tratar la escoliosis

Los estudios hablan de una incidencia de entre un 2% y un 4% en jóvenes de entre diez y quince años, y la clave está en detectarlo cuanto antes para evitar que esa escoliosis se agrave y vaya a más, evolucionando de forma negativa y obligando a una intervención quirúrgica como única solución.

Se considera escoliosis desde el momento en que esa curvatura pronunciada lateral de la columna supera los diez grados. Desde el momento en el que se detecta, se debe observar y controlar su evolución, y en cuanto esa curvatura supere los veinte grados habrá que actuar, poniendo un tratamiento ortopédico que consistirá en un corsé para niños.

Consejos para enseñar a llevar el corsé para niños

Cuando nos vemos en esa situación en la que debemos poner un corsé a nuestro hijo, tenemos que intentar hacerle ver que esa será la única forma de evitar la cirugía.

Teniendo en cuenta que una cirugía de la columna es una intervención muy delicada y que además conlleva riesgos de anestesia, se debe dejar como un último recurso, ya que siempre provocará algunos límites, aunque debemos tener en cuenta que, quienes llegan al tratamiento con cirugía se encuentran en una situación con mucho dolor, rigidez, sin poder flexionar la espalda, e incapacitados al fin y al cabo.

No obstante, si la columna ya sufre una curvatura de 40 grados o más, es decir, la escoliosis no tendrá solución ortopédica sino que no quedará más remedio que una intervención quirúrgica.

corse-ninos

Tipos de corsé para niños

Cuando ya es necesaria la utilización de un corsé para niños por motivo de una escoliosis pronunciada, el tratamiento ortopédico se dará en función del tipo de escoliosis.

Son corsés que se hacen a medida, en resina y que quedan muy ceñidos al cuerpo por lo que no se verán con la ropa puesta. Los hay de muchos tipos diferentes, generalmente en invierno se intenta que se utilicen durante 23 horas al día, liberando al cuerpo durante una hora, y en verano se procura que se lleven algo menos. También existen corsés que son sólo de uso nocturno.

Son materiales ortopédicos pensados para los niños, que podrán ponerse y quitarse según las indicaciones de su médico especialista.

Trucos para enseñar al niño a llevar corsé

Como ya hemos dicho, los corsés están ideados para estabilizar aquellas desviaciones que nuestra columna presenta por ejemplo en los casos de escoliosis.

El niño que necesite llevar un corsé tendrá que pasar por cuatro etapas concretas:

  • Una primera etapa en la que se tomarán medidas, se realizarán fotos y radiografías, para calcular el grado y la gravedad de la curvatura.
  • Una segunda etapa en la que se realizará una prueba, para ajustar el corsé al niño, proporcionándole el mayor confort posible y comprobando si se deben hacer correcciones o no.
  • Una tercera etapa en la que el ortopedista entrega el corsé al niño, validándolo con el equipo médico y aconsejando al paciente sobre cómo debe ponérselo o quitárselo, cómo estar más cómodo, como limpiarlo, etc.
  • Una cuarta etapa correspondiente al seguimiento, que se llevará a cabo durante todo el tratamiento del niño, realizando las modificaciones necesarias según la evolución de la escoliosis, del crecimiento del niño, cambios morfológicos, etc.

corse-ninos

Evitar la cirugía con el corsé para niños

Existen algunos trucos que podemos utilizar para intentar evitar la cirugía, sobre todo cuando el problema de la escoliosis no es muy grave.

El corsé obviamente será la forma que frene mejor esa curvatura, e incluso que la corrija, pero antes de llegar a la utilización del corsé podemos intentar corregir algunos malos hábitos para que no se de la necesidad de utilizarlo:

  • Tener cuidado con la postura en el ordenador, la pantalla debe quedar a la altura de los ojos.
  • No sentarnos sobre una pierna
  • Evitar el sobrepeso
  • Evitar coger peso en exceso

 

Cómo evoluciona la columna con el tratamiento ortopédico

El corsé evitará que la evolución de la escoliosis vaya a más, pero todos aquellos que tengan escoliosis y tengan necesidad de llevar un corsé, tendrán que llevarlo a lo largo de todo su desarrollo, esto es aproximadamente a los 15 años de las chicas y a los 17 años de los chicos.

La cirugía se puede evitar si la curva no supera los veinte grados, si conseguimos contenerla, entonces podremos eliminar el corsé cuando el niño ya esté completamente desarrollado y evitar la cirugía.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.