Se lee en 5 minutos
Déficit de Atención
Evalúa este post

El déficit de atención se basa en un comportamiento anormal de la concentración y atención de las personas, tanto adultos como niños, en el ámbito familiar, social y educativo de sus capacidades.

Se presenta habitualmente durante la infancia, generalmente en los primeros siete años y que puede dificultar la concentración y aprendizaje de los más pequeños.

Déficit de atención en niños

Hoy en día, las estadísticas afirman que el 5% de la población infantil presenta TDAH (Trastorno déficit de atención con hiperactividad), lo que representa alrededor de 2 niños por cada clase.

Es habitual, aunque no todos los casos, que junto al déficit de atención se presente un estado de hiperactividad constante, pero no por ello lo encontraremos en todos los casos.

Síntomas del déficit de atención

Podemos reconocer este trastorno de los más pequeños mediante una serie de indicios y comportamientos en su actividad diaria, especialmente en momentos que supongan una mayor atención. En la mayoría de los casos, el déficit de atención suele ser detectado por el profesional docente al observar las siguientes características;

  • Desatención y distracción durante cualquier actividad
  • Poco control para centrar su atención o concentración durante el desarrollo de una actividad.
  • Impaciencia para esperar y planificar respuestas o acciones.
  • Dificultad para quedarse quieto, necesidad de estar en movimiento constantemente.

El trato con niños con este trastorno se vuelve complicado y tenso, por lo que hay que estar bien informado de los pasos a seguir y cómo lidiar con este tipo de déficit.

Los niños que padecen déficit de no pueden cumplir con las expectativas, ni con las impuestas ni con las que ellos se proponen, lo que generalmente les frustra y hace que desistan en sus objetivos y actividades.

Tipos de déficit de atención

Hay dos tipos de este trastorno en generalmente niños pero también en adolescentes y adultos;

  • Con hiperactividad: desatención, desorganización, necesidad de mucha supervisión, dificultad para mantenerse quieto, golpeteo de los dedos, balancearse en la silla, hacer ruidos con la boca.
  • Sin Hiperactividad. 

A la hora de distinguir entre un niño con TDAH y un niño sin TDAH, es clave reconocer la intensidad de los síntomas y su duración en el tiempo y en diferentes situaciones. En los casos de TDAH, las conductas hiperactivas e impulsivas, así como los síntomas de baja atención, son:

  • Habituales y se presentan al menos una vez al día
  • Pueden darse en cualquier lugar o situación
  • Suelen alargarse durante largo tiempo

El déficit de atención se manifiesta principalmente en el fracaso escolar del pequeño.

Las niños y adultos con hiperactividad intentan controlar en cada momento sus impulso por enfocar su atención en un momento precioso a una actividad que ocurre a su alrededor, y que el resto está viviendo.

Si no se acaba con este círculo de fracasos, su estima seguirá cayendo por lo que su entorno deberá poner soluciones con los diferentes tratamientos que existen para este tipo de trastorno.

En Akros tenemos una gran variedad de juegos con diferentes actividades para niños con TDA-H, donde se fomentará la concentración y la paciencia.

Causas del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

Los médicos y psicólogos han determinado que el origen de este trastorno podría tener su origen en los genes y células del sistema nervioso central entre otros factores como;

  • La genética: se piensa que, en algunos casos, este tipo de trastorno puede desarrollarse por herencia familiar.
  • El plomo: Este material se puede encontrar en pinturas con muchos años y en algunos repuestos de plomería, y según los investigadores puede provocar TDAH.
  • El alcohol y el tabaco durante el embarazo.
  • Daños cerebrales durante el embarazo o los primeros años
  • Aditivos presentes en algunos productos alimenticios. Se cree que algunos colorantes artificiales pueden agravar la hiperactividad.

Según los estudios se calcula que en torno al  80% de los niños que presentan el trastorno de déficit de atención continuarán durante la adolescencia, y entre el 30-65% lo tendrán también como adultos. El diagnóstico cuando aparecen los primeros síntomas  y la realización de un tratamiento adecuado, pueden llegar a mejorar y controlar la evolución a peor del déficit de atención con hiperactividad.

¿Se puede mejorar el TDA-H?

Hoy en día con un reconocimiento temprano del déficit de atención se puede ayudar a mejorar la evolución del trastorno, por ello, ante cualquier duda es importante que llevemos al pequeño ante un profesional.

Juegos para el Trastorno de Atención e Hiperactividad

En Akros contamos con una gran variedad de juegos y actividades diseñados en exclusiva para niños con déficit de atención e hiperactividad.

Es importante trabajar a diario este tipo de trastornos especialmente en los más pequeños, ya en esa edad podremos mejorar la capacidad de atención y frenar su hiperactividad, o al menos, que el niño gestione por sí mismo el control de su actividad.

Consulta con nuestros profesionales la gran variedad de juegos que encontrarás en nuestro catálogo y elige el que más se adapte a las necesidades de tu hijo.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.