Se lee en 7 minutos
Qué es la dislalia infantil y cómo tratarla
3.1 (62%) 10 votos

Uno de los trastornos del lenguaje más comunes y fáciles de identificar es la dislalia infantil, un trastorno que puede hacer que sea completamente ininteligible el lenguaje del niño que lo padece, en función del grado en que le esté afectando al niño.

La dislalia suele aparecer a partir de los tres años y antes de los cinco, y es muy fácil de identificar.

ejercicios-dislalia-infantil

Qué es la dislalia infantil y cómo podemos identificarla

Como decimos, es fácil de identificar, de hecho es uno de los trastornos del lenguaje más fáciles de identificar en los niños, además de bastante común.

Para definir la dislalia podemos decir que es un trastorno o alteración que afecta a la articulación de los fonemas, que se caracteriza principalmente por la mala pronunciación y en los problemas para articular fonemas.

Cómo identificar la dislalia infantil

Cuando los niños comienzan a hablar, lo hacen pronunciando mal y cometiendo los errores lógicos asociados a su edad. Poco a poco van evolucionando y aprendiendo a gestionar todo el vocabulario que van adquiriendo: nuevas palabras, mejoran la pronunciación, van conjugando los verbos según corresponde, …

Obviamente los niños pequeños cometen errores en su lenguaje y no podemos pretender que hablen a la perfección desde el momento en que comienzan a comunicarse con nosotros, pero hay una diferencia entre la evolución esperada realmente y la dislalia, ya que en el segundo caso, no se da esa evolución que se debería notar, en la que el niño debe empezar a pronunciar mejor y a articular mejor sus palabras.

Cuando vemos que nuestro hijo va creciendo, y evolucionando, pero su lenguaje no lo hace al mismo ritmo, debemos consultar con un logopeda que sea capaz de ayudar a nuestro pequeño a corregir ese trastorno del lenguaje, que incluso puede hacer que lo que nuestro hijo intenta decirnos, sea completamente ininteligible.

ejercicios-dislalia-infantil

Atención temprana para la dislalia infantil

La importancia de la atención temprana, una vez más, cobra más valor cuando hablamos de trastornos del lenguaje como la dislalia infantil, ya que si el niño no es capaz de hacerse entender bien o tiene problemas de articulación o de pronunciación de algunos fonemas, puede sufrir burlas por parte de sus compañeros de colegio, lo que puede agravar el problema y añadirle algún otro en el que la autoestima se vea afectada, su rendimiento académico o su capacidad para relacionarse con los demás.

No debemos alarmarnos cuando …

Hay un tiempo, como ya hemos mencionado, en el que no tenemos que alarmarnos porque nuestro hijo no pronuncie correctamente, e incluso porque resulten ininteligibles muchas de las cosas que nos intente decir, ya que hasta los tres años es normal que no puedan comunicarse correctamente.

No obstante, después de los tres años los niños deberían comunicarse de forma más fluida y tendríamos que entenderles casi completamente y sin problemas.

En muchas ocasiones intentamos ayudar a nuestros hijos a pronunciar bien, y podríamos corregirlo solamente en el caso en el que la dislalia no exista, sino que es simplemente un proceso evolutivo normal del lenguaje, pero si el problema viene dado por el trastorno de la dislaxia, una ayuda “casera” no va a ser suficiente y tendremos que proporcionarles un tratamiento especializado para poder corregirlo.

ejercicios-dislalia-infantil

Tipos de dislalia infantil y tratamiento

Cuando hablamos de la dislalia infantil debemos tener claro que existen diferentes tipos que pueden afectar de formas muy variadas.

Dislalia funcional

De los tres tipos que se diagnostican es la más frecuente. La dislalia funcional se caracteriza básicamente por el mal funcionamiento de aquellos órganos cuya función es la de articular.

Los ejemplos más característicos son que el niño no consigue pronunciar la “R”, cambia la “S” por la “Z” o incluso la “R” por la “D” porque no es capaz de hacer vibrar la lengua.

Dislalia orgánica

Este tipo de dislalia provoca una dificultad en el lenguaje, que se centra en fonemas concretos, debido a problemas orgánicos.

Se da en los casos en los que un niño puede presentar algún tipo de anomalía en las neuronas de su cerebro, o algún trastorno o malformación en alguno de los órganos que forman su aparato fonador.

Dislalia audiógena

En este tipo de dislalia encontramos a los niños que presentan dificultades cuyo origen está en los problemas auditivos.

Cuando el niño no oye correctamente, no es capaz de reproducir los sonidos correctamente, y es en estos casos en los que los niños necesitan una prótesis.

ejercicios-dislalia-infantil

Rehabilitación mediante ejercicios para la dislalia infantil

Este trastorno en muchas ocasiones, a pesar de ser detectado, no se le da mayor importancia, e incluso se toma como algo característico del niño, algo que hace gracia etc.

Pero en realidad, aunque no es un trastorno grave, debemos corregirla a tiempo para que nuestro hijo no sufra problemas de comportamiento o en su conducta.

Ese tratamiento debe ser con un especialista, un logopeda, que será el profesional que sepa diagnosticar y tratar correctamente la dislalia que sufre el pequeño, pues sin el no podrá corregirse.

Existen algunos ejercicios que se pueden llevar a cabo mediante juegos, algo que ayudará en gran medida a los niños involucrarse en el tratamiento, a interesarse por el y a llevarlo a cabo.

Este profesional especializado será capaz de conseguir que el niño articule los sonidos de la forma correcta, basándose en una evaluación inicial, y en un programa que se desarrolle centrándose en los siguientes puntos:

  • Se debe estimular al niño y animar a que reproduzca sonidos, trabajando con las vocales y consonantes, y con la reproducción de determinadas posturas y movimientos.
  • Estimular la coordinación de los movimientos que necesitemos para poder pronuncia correctamente, centrándose en los sonidos más difíciles.
  • Reproducir el sonido dentro de cada sílaba, para que se haga de forma automática.
  • Jugar a las palabras, con palabras completas, de forma amena para que resulte más sencillo aprender a vocalizar correctamente.

ejercicios-dislalia-infantil

Las sesiones de terapia en las que el niño trabajará con estos ejercicios serán intensas y le servirán para aprender a articular los sonidos y las palabras completas de forma correcta. Pero una vez que esos sonidos se aprenden, se debe seguir trabajando fuera de la terapia, es decir, en su vida cotidiana, cuando no se esté trabajando la dislalia, ya que tanto padres como profesores debemos apoyar esta terapia para conseguir corregirla completamente.

Los juegos para el lenguaje y los ejercicios del método Logo bit que La tienda de Akros te ofrece son perfectos para ejercitar y trabajar sobre los trastornos que afectan al lenguaje como las dislalias.

Lo que se debe hacer para tratar la dislalia infantil es ejercitar todos los músculos que de una u otra forma intervienen a la hora de producir sonidos.

Esto se puede y se debe hacer mediante juegos, para que el niño lo tome como una actividad lúdica a la que podrá jugar también con sus familiares, y no como un ejercicio aburrido.

2 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.