Se lee en 5 minutos

Existen algunos ejercicios que nos pueden ayudar a controlar la dislexia y a continuación te vamos a hablar de ellos, pero antes de nada, vamos a desarrollar un poco el término “dislexia” para que quede bien claro lo que significa.

set-bandeja-y-punzon-preescritura-4sets

set-bandeja-y-punzon-preescritura-4sets

Qué es la dislexia

Esta palabra proviene del griego y significa, literalmente, dificultad con el lenguaje, una definición que a grandes rasgos nos puede ayudar a hacernos una idea de lo que significa.

La dificultad con el lenguaje supone tener problemas o dificultades con la lectura, la escritura y la ortografía.

La International Dyslexia Association dice que su origen es neurobiológico, y la mayoría de los estudios que tratan de encontrar las raíces de la dislexia coinciden en que se transmite genéticamente. De este modo, es frecuente encontrar a varios miembros de una misma familia disléxicos.

Debe quedar claro que no tiene nada que ver con la inteligencia de la persona que la padece, ni con cualquier causa intelectual ni educativa, y la podemos encontrar en todo tipo de personas con un tipo de inteligencia normal o superior a la media.

 

Cómo detectar la dislexia

Aunque la dislexia puede ser muy diferente en unas personas u otras, existen algunos rasgos característicos en los disléxicos que nos pueden alertar sobre un posible trastorno.

alfabeto

alfabeto

Detectar esos rasgos a tiempo nos puede ayudar a actuar para conseguir que la dislexia no se convierta en un problema.

De este modo podríamos enumerar algunos de los principales síntomas que pueden alertarnos sobre la posibilidad de que un niño sufra dislexia:

 

Niños de entre 3 y 5 años

  • Retraso del lenguaje
  • Presenta un nivel de comprensión oral bajo
  • Confunde palabras que fonéticamente son similares
  • Vocabulario pobre
  • Escasez de fluidez en sus expresiones
  • Falta de concentración
  • Buena memoria a largo plazo pero escasa a corto plazo
  • Generalmente son niños muy creativos con buenas capacidades manuales
  • Dificultad para escribir su propio nombre e incluso para reconocerlo
  • Torpeza
  • Dificultad para vestirse y abrocharse los cordones
  • etc.
macro-puzzle-abecedario

macro-puzzle-abecedario

Niños de 6 a 9 años

  • Expresión oral muy pobre
  • Lenguaje escaso
  • Aparentemente son niños despistados y con falta de concentración
  • Problemas de conducta como consecuencia de la desmotivación por la frustración de no comprender lo que se les presenta
  • No le gusta leer en voz alta
  • Le cuesta aprender la tabla de multiplicar
  • Dificultad para aprender otros idiomas
  • Aprietan mucho al escribir y escriben con falta de alineación
  • Consiguen una mejor comprensión de forma oral que leyendo
  • etc.

 

Niños de 9 a 12 años

  • Tienen dificultad para expresarse y utilizar de forma correcta los tiempos verbales correspondientes.
  • Desorganizados y olvidadizos
  • Impulsivos e inmaduros
  • Poca capacidad de concentración
  • Son capaces de estudiar los temas para un examen, pero cuando llega el momento no son capaces de realizar el examen correctamente, y se quedan bloqueados.
  • Lectura muy lenta y muy mecánica.
  • En la escritura presentan alteraciones en el orden de las letras.
  • etc

 

Los mejores ejercicios para trabajar la dislexia

Con los método apropiados y un trabajo constante, cualquier persona que tenga dislexia puede aprender a leer y escribir con los mejores resultados.

Pero para conseguirlo es fundamental que exista un diagnóstico acertado tras los primeros síntomas.

La forma más sencilla de trabajar con niños la dislexia es mediante juegos, y los juegos de palabras que todos conocemos son los más adecuados.

foto-formar-palabras

foto-formar-palabras

Palabras encadenadas

Seguro que has jugado alguna vez, y por eso te resultará más fácil jugar con los niños que presenten este trastorno.

Consiste en encadenar las palabras entre sí mediante sílabas, siendo la ultima sílaba de una palabra, necesariamente la primera de la siguiente. Por ejemplo, tu dices “Abuelo” y el niño tiene que decir una palabra que empiece por “Lo-“, como “lobo”, a continuacion tu tienes que decir una que empiece por “bo-“ como “bombilla”, y así sucesivamente, “llave”, “vela”, “lámpara”, “rama”, “mamá” …

 

Veo Veo

Muy sencillo y muy sencillo, se trata de un juego de adivinanzas en el que uno de los dos elige un objeto y le dice al otro por qué letra empieza: “Veo veo ¿qué ves? Una cosita ¿y qué cosita es? Empieza por las letras “Ve-” ¿Qué será?”.

El jugador tendrá que empezar a decir palabras que empiecen con esa letra, por lo que tendrá que pensarlas y buscar cuál puede ser.

Al principio se comenzará jugando con sílabas, y más adelante con letras.

 

En cualquier caso, mediante juegos, y sin que ellos noten que es un ejercicio intencionado, se pueden conseguir muy buenos resultados para ayudar a los pequeños a trabajar la dislexia.

Como ya hemos dicho, la atención temprana es muy importante para conseguir que el niño disléxico no sufra un problema de frustración y rechazo.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.