Se lee en 9 minutos
Epilepsia en niños: Todo lo que debes saber
Evalúa este post

La epilepsia en niños es un trastorno muy frecuente en niños y bebés, y aunque el origen de estas convulsiones puede variar, es importante que conozcas qué es y como manejar mejor la situación. En este artículo te contaremos todo lo que debes saber sobre la epilepsia en niños, así que continúa leyéndonos.

Las crisis convulsivas que caracterizan a la epilepsia son provocadas por descargas de ciertos grupos neuronales, que pueden estar asociadas a distintos casos clínicos y para poder diagnosticarla correctamente es necesario tener un control médico adecuado y frecuente.

Además de las crisis convulsivas, la epilepsia también presenta manifestaciones de distintas índoles como alteraciones motoras, sensoriales, cognitivas y también afectivas. Estas alteraciones suelen originarse de forma recurrente y repentina, son ataques inesperados y no siguen ningún patrón determinado.

Los niños durante una crisis epiléptica pueden experimentar otros problemas además de las convulsiones, como hipoxia o falta de oxígeno, disminución del flujo sanguíneo, acrecentamiento de la temperatura, hipoglucemia, aumento de la exigencia del metabolismo y se detiene la producción de proteínas.

Las crisis epilépticas pueden ser provocadas por diferentes factores, normalmente los más destacados son:

  • Problemas en el ciclo de sueño.
  • Alteraciones hormonales.
  • Hiperventilación.
  • Estrés.
  • Exceso de estimulación sensorial.
  • Hipoglucemia.

También cabe destacar que usualmente solo el 20% de los casos de crisis epiléptica se presentan durante la noche, la mayoría de estos tienen lugar en el día.

La epilepsia en niños pequeños y bebés

Como ya se ha dicho, la epilepsia está dentro de los trastornos que más afectan a niños y bebés, y este problema se reconoce por la aparición de crisis convulsivas repetitivas. Para tener un control y un cuidado adecuado de tu niño, un médico debe diagnosticar la epilepsia y recetarle un tratamiento con fármacos que controlen las convulsiones.

Pero el problema de esta enfermedad es cuando los ataques epilépticos se presentan en niños muy pequeños, ya que pueden causar problemas en el desarrollo cognitivo y también en el ámbito emocional, por lo que es muy probable que presente deficiencias en su rendimiento en la escuela y tenga inconvenientes adaptándose a su entorno.

Es importante saber reconocer una crisis epiléptica en niños, ya que ellos pueden experimentar diversos tipos de crisis, las cuales pueden ser no epilépticas. Las distintas crisis en niños y bebés pueden ser causadas por hipoglucemia, trastornos motores, problemas hipoxico-isquémico, espasmos por sollozo y otras más.

Entre estos casos que no tienen relación con la epilepsia, hay uno que es el más común: las convulsiones febriles. Estas convulsiones se originan cuando el niño o bebé presenta fiebre muy alta, este caso no tiene ninguna relación con algún problema en el sistema nervioso. Las convulsiones de este tipo se presentan usualmente en niños de cinco años o menos.

Epilepsia en niños con autismo

La epilepsia, al igual que el autismo, son trastornos neurológicos que, aunque tienen un desarrollo diferente, producen afecciones a nivel fisiopatológico similares. Además, ambos problemas tienen cierta relación cuando se trata de la infancia.

Hay estudios que confirman que aproximadamente el 40% de los niños que presentan autismo también sufren de crisis convulsivas por epilepsia. Sin duda alguna es una cifra considerable para establecer una relación entre ambos trastornos.

Por su parte, se ha determinado también que en estos casos la epilepsia se presenta mayormente en los primeros cinco años de vida y luego se nota un alto porcentaje de casos cuando inicia la pubertad.

En la mayoría de los casos la epilepsia en niños con autismo puede ser controlada por medio de tratamientos, pero también hay probabilidades de que sea un caso de epilepsia refractaria, es decir, que el trastorno no puede ser tratado con fármacos.

Crisis de epilepsia durante el sueño

Durante el sueño nuestro cuerpo permanece en reposo, pero nuestro organismo permanece activo y se llevan a cabo diferentes procesos. Es por esta razón que cuando el ciclo de sueño se ve alterado, también se altera la función de diferentes órganos y se originan enfermedades o empeoran otras ya existentes.

Esto mismo ocurre cuando se sufre de epilepsia, la alteración del sueño del paciente puede hacer que las crisis epilépticas sean mucho más repetitivas. Por este motivo se recomienda que los niños con epilepsia mantengan un horario fijo para dormir y despertar.

¿Puede haber epilepsia infantil sin convulsiones?

La epilepsia en niños se caracteriza por las crisis convulsivas, pero hay casos donde estas no se originan, sino que se producen otro tipo de alteraciones a nivel sensorial. Las más comunes son las siguientes:

  • Crisis de ausencia. En estos casos el paciente puede perder la conciencia momentáneamente, pero no se producen movimientos musculares irregulares.
  • Convulsiones focales con características no cognitivas. Se caracterizan por la interrupción repentina de la actividad que se lleva a cabo, se pueden presentar conductas automáticas como alteraciones manuales, degluciones, masticación, entre otras. En este caso el paciente no será capaz de responder órdenes ni estímulos.
  • Crisis focales con alteraciones sensoriales. En estas crisis se altera la sensibilidad en diferentes niveles, puede presentarse sensación de hormigueo, alteraciones visuales como destellos luminosos, pérdida del equilibrio, vértigo y alteraciones de las funciones automáticas del organismo, así como la sudoración o el enrojecimiento.

¿Se cura la epilepsia?

Los estudios afirman que, de 50 casos de pacientes con epilepsia, hay probabilidades de que 40 puedan ser curados por medio de tratamientos con fármacos. Por otra parte, se menciona que un 5% de los casos pueden ser superados por medio de una intervención quirúrgica.

Cabe destacar que existen hasta 20 tipos diferentes de fármacos, por lo que el tratamiento para cada paciente es distinto y adaptado a su caso clínico. Es de este modo que hay hasta 75% de probabilidades de curar el trastorno.

Diagnóstico y tratamiento

La epilepsia es diagnosticada luego de sufrir al menos dos crisis de convulsiones. Luego de esto, se procede a realizar diferentes estudios neurológicos para determinar la enfermedad.

El tratamiento diagnosticado para esta enfermedad varía según el caso. En la actualidad existen fármacos muy eficaces, los cuales pueden llegar a eliminar el problema o controlar la aparición de las crisis.

Además del tratamiento médico, la epilepsia también puede ser tratada con:

Solamente el neurólogo podrá determinar qué tipo de tratamiento será mejor para el paciente, pues debido a diferentes factores ningún caso puede ser tratado de la misma manera. Para que el tratamiento sea efectivo este debe ser diseñado especialmente para el caso clínico del paciente.  

Alimentación recomendada en niños con epilepsia

Para los niños con epilepsia se recomienda una dieta denominada cetogénica. Esta dieta es rica en grasa, baja en carbohidratos y equilibrada en cuanto a las proteínas. Con este método de alimentación se puede lograr reducir la cantidad de crisis epilépticas, especialmente en niños que no tienen buena respuesta ante los medicamentos.

Hay estudios que confirman la efectividad de esta dieta. Una investigación realizada en un grupo de 145 niños con epilepsia, los cuales especialmente presentaban problemas con el tratamiento médico. Demostró que el grupo de niños que llevó a cabo la dieta puede reducir considerablemente la cantidad de crisis que sufrían semanalmente.

La razón por la que esta dieta funciona es porque se logra simular la actividad bioquímica del cerebro cuando el cuerpo está en ayuno. Los componentes cetónicos trabajan como la fuente de energía principal para el organismo y el sistema nervioso, sustituyendo así a la glucosa.

Los expertos que han estudiado este método aseguran que es una manera muy efectiva de tratar la enfermedad, incluso de la misma manera que lo sería un tratamiento con fármacos. Además, resaltan que se trata de un método más asequible. Sin embargo, se recomienda también llevar un control con un nutricionista especializado para evitar que se desarrolle algún problema en el niño a nivel de su desarrollo.  

Esperamos que este artículo sobre la epilepsia en niños te haya ayudado a entender esta condición especial y los diferentes métodos que hay para tratar con ella. En Akros nos preocupamos por desarrollar juguetes didácticos que ayuden a los niños a desarrollarse y crecer adecuadamente. Tenemos juguetes para niños con condiciones especiales e incluso juguetes para niños en diversas etapas de desarrollos, todo hecho por expertos.

Si quieres conocer más sobre Akros y sobre el desarrollo infantil, continua leyéndonos y aprende más de la mano de expertos en la materia.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.