Se lee en 5 minutos
¿Qué entendemos por coordinación ojo-mano?
Evalúa este post

La coordinación ojo mano es la habilidad cognitiva que nos permite realizar tareas de manera simultánea utilizando los ojos y las manos.  En términos más sencillos, es cuando utilizamos la información que llega a nuestro cerebro a través de la visión para realizar actividades con nuestras manos. También se le define como coordinación óculo-motora, óculo manual, o visomotriz.

En los niños durante su etapa de aprendizaje la coordinación ojo mano les permite realizar actividades con las manos, basados en información que reciben a través de la vista. Está habilidad también la utilizamos durante la vida adulta en diferentes tareas.  

En la etapa de aprendizaje escolar actividades como colorear sin salirse de la línea demarcada, unir puntos o trazos, juegos donde se pone a prueba la puntería o juegos con raquetas, son  algunos de los ejemplos sobre las actividades en las que se aplica la coordinación ojo mano.

En la vida adulta continuamos empleando la coordinación ojo mano, en tareas de la cotidianidad como cuando nos toca ensartar un hilo en una aguja, abrochar botones, atar o desatar lazos.

Esta habilidad es fundamental tanto en niños como adultos bien sea para el desarrollo de actividades complejas como las que tienen que ver con nuestro día a día, por eso es de vital importancia estimular esta habilidad cognitiva desde la etapa infantil.  

Habilidades en las que resulta fundamental

Deportes

Es una de las principales actividades en las que resulta fundamental la coordinación ojo- mano. Sobre todo en actividades deportivas como el tenis, el béisbol, el baloncesto. La habilidad ojo -mano en el caso de los niños permite por ejemplo tomar la información visual para coordinar los movimientos de las manos y golpear una pelota. En deportes como el béisbol, el voleibol y el tenis la coordinación ojo-mano es fundamental.   

Escritura

En la escritura los ojos guían las manos para realizar el movimiento de las letras, mantener el trazado sobre la línea y realizar la caligrafía de manera correcta según la información  que nos proporciona nuestro campo visual.

Lectura

Para la lectura el seguimiento a través de los ojos es fundamental, permite mantener la atención fijada en el texto sin perder la secuencia entre palabras, líneas, párrafos.  

Juegos para desarrollar la coordinación óculo-manual

Existen innumerables juegos a través de los cuales se puede estimular la coordinación ojo-mano. Acá te compartimos algunos.

  • Identifica las partes del cuerpo: es un juego muy fácil y muy divertido para que los niños desarrollen la coordinación ojo-mano. Consiste en pedirle al pequeño que cierre los ojos y luego pedirle que mueva alguna parte del cuerpo y preguntarle para qué sirve.
  • La pelota y la pared: este juego es bueno no sólo para mejorar la coordinación ojo-mano en los niños, también sirve para los adultos y los adultos mayores. Consiste en colocarse  frente a una pared con una pelota, por ejemplo de baloncesto y lanzarla hacia la pared y posteriormente atraparla.
  • La raqueta: consiste en sujetar una raqueta por el mango y comenzar a pegarle a la pelota para que rebote hacia arriba, la idea es mantener la pelota en rebote sin mover los pies o perder la pelota. Haga esto unas 50 veces, luego realice el ejercicio de forma inversa es decir en dirección  hacia el piso pegándole igual con la raqueta.

  • El juego de las burbujas: éste es uno de los más divertidos y sencillo para los niños, pero también pueden participar los adultos.  Consiste en tomar una de esas varitas con las que se hacen burbujas, soplarlas y proceder a explotarlas con las manos.
  • Vamos a buscar objetos: puedes salir con tu hijo al parque, pedirle que entierre objetos y luego que los desentierre, esto le permitirá coordinador el movimiento de sus manos con la información visual para encontrar los objetos enterrados
  • Rompecabezas y figuras que encajan: con los rompecabezas no sólo se estimula la memoria sino también la coordinación ojo-mano porque el niño tendrá que procesar la información de su campo visual para proceder a encajar las piezas donde corresponde. Otra forma es con los legos, puedes pedirle a tu hijo que haga torres con los tacos de un mismo color
  • Dar en el blanco: las pelotas continúan siendo una excelente herramienta para estimular y mejorar la coordinación ojo mano. Puedes colocar una cesta y pedirle a tu hijo que la lance desde cierta distancia hasta que caiga dentro.
  • Llenar envases con agua: otra forma es pedir a tu pequeño que llene envases de agua y lo traslade de un lado a otro sin que se derrame.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.