Se lee en 7 minutos
El síndrome de déficit de atención
Evalúa este post

El TDAH o síndrome de déficit de atención, suele tener síntomas que son fáciles de reconocer: un umbral de atención muy bajo, inquietud, hiperactividad, incapacidad de seguir instrucciones, incapacidad de socializar, o llevar a cabo tareas sencillas sin generar estrés.

Para los niños afectados existen algunos ejercicios de atención que nos pueden ayudar a mejorar la atención y la concentración, pero para diagnosticar correctamente el síndrome de déficit de atención se necesitan profesionales que evalúen de forma correcta al individuo.

planificador_mix1

Lo cierto es que cuando hay un diagnostico positivo sobrellevar el síndrome de déficit de atención puede ser complicado para los niños y sus padres, estos exigen conductas que el pequeño no puede cumplir, esto en vez de ayudar, complica la situación.

Pero debemos preguntarnos, ¿cómo lidiar con el comportamiento errático? Los padres adquieren más que nunca el papel de guías para sus pequeños, por lo que debes asegurarte de saber todo acerca del TDAH.

Hay muchas tácticas que pueden facilitar el día a día de los pequeños: Desde hacerles saber que deben saber que tienen que esperar su turno, que no deben cortar cuando estás hablando, ni hablar en clase sin levantar antes la mano para pedir permiso.

Quédate con nosotros y te daremos buenas ideas para los niños.

 

Qué es el déficit de atenciónreloj_mix1

El síndrome de déficit de atención es la dificultad de dirigir y mantener la atención que se espera de los niños según la edad y su madurez.

Los principales síntomas para detectar el síndrome de déficit de atención son:

  • Falta de atención
  • Impulsividad
  • Hiperactividad
  • Es incapaz de mantenerse atento y concentrado ante el desarrollo de una actividad
  • No es capaz de esperar y planificar determinadas acciones o respuestas
  • No puede quedarse quieto y necesita estar en constante movimiento.

 

Normalmente quienes les rodean reaccionan enfadándose o castigándoles por no cumplir lo que se les exige. Pero debemos entender que no cumplen las expectativas porque no pueden, algo que les frustra sobremanera.

 

Los niños que son demasiado impulsivos pueden reaccionar de forma desproporcionada en una determinada situación que se les plantee, además pueden ser muy intolerantes a la frustración, por tanto deben aprender cómo identificar sus emociones y cómo gestionarlas de una manera constructiva que les ayude a manejar correctamente el síndrome de déficit de atención que padecen.

Además es también muy importante que los niños aprendan a medir sus acciones cuando reaccionan a determinados eventos.

El síndrome de déficit de atención es un problema que les provoca no poder concentrarse, y que sobre todo podemos identificar cuando los niños entran en contacto con otros niños de su misma edad, y realizan actividades organizadas, por ejemplo en la guardería o en el colegio. Lo que llama la atención con este trastorno es que la conducta esperada no se cumple.

Las características más destacables de los niños que padecen el síndrome de déficit de atención son las siguientes:

  • Se distraen con facilidad
  • No toleran o toleran muy poco la frustración
  • Sensación constante de aburrimiento
  • Incapacidad de controlar su conducta
  • Comportamiento diferente del que se espera
  • Durante la etapa de la primera infancia presentan problemas en el sueño, la alimentación, el cumplimiento de rutinas, los hábitos, etc.

¿Cómo se diagnostica el déficit de atención?

El déficit de atención o TDAH suele ser más que un comportamiento hiperactivo, ya que estas formas son pueden ser propias de la infancia, por lo que no podemos asegurar que un niño padece de TDAH con tan solo observar actitudes sociales erróneas, pero sí es un buen punto por el cual iniciar.

Ante cualquier duda o sospecha, debes dirigirte con profesionales, que evaluarán al niño y lo diagnosticarán con base en los criterios DSM-5, un manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.

El diagnóstico debe realizarse después de que el infante haya estado bajo observación, ya que muchos de los patrones de conducta del TDAH no solo le pertenecen al déficit de atención.

El diagnóstico se lleva a cabo a través de una serie de entrevistas y consultas realizadas por especialistas (neuropediatra o un equipo de salud mental) que evaluarán al niño de forma psiquiátrica, psicosocial, clínica y psicológicamente. A través de un registro en la historia clínica y psicológica de los padres y del individuo a tratar.

Cabe destacar que no es un diagnóstico estático, sino dimensional, es decir, que se puede modificar en el tiempo.

Cómo gestionar el déficit de atención

Para ayudar a los pequeños con el síndrome de déficit de atención debemos establecer algunos ejercicios, como juegos:

Desarrollar y mantener la memoria de trabajo

La memoria de trabajo les ayuda a retener una pequeña cantidad de información en su memoria, primero a corto plazo y luego a largo plazo, por ejemplo una orden clara y concisa.juegosdeasociacion_mix

La memoria de trabajo es muy importante y un déficit de ésta afecta de manera notable a las competencias cognitivas de un niño en el colegio, ya que el niño escucha lo que se le dice, pero va olvidando esa información a medida que va recibiendo nuevos datos.

Para ayudar a estos niños con síndrome de déficit de atención y su memoria de trabajo, debemos dividir las tareas en varias tareas más concretas, dándoles directivas por escrito y escribiéndoles palabras clave y lo más importante, dándoles ejemplos para que lo comprendan mejor.

Para ello se pueden utilizar las cartas mentales u otros organizadores gráficos.

Ayudarles con la planificación y organización

Podemos ayudar a los niños que tengan síndrome de déficit de atención proponiéndole ayudas visuales o auditivas. De este modo le estaremos ayudando a establecer una estrategia, determinar prioridades, organizar esas prioridades e incluso a mantenerlas en el tiempo.

Para ello lo mejor es crear determinadas rutinas que les ayuden a organizar y planificar. Podemos utilizar un planificador de tareas para que de manera visual puedan aprender a gestionar su tiempo, visualizando todo el proceso.

Ayudarles a regular su inestabilidad

Si observas que el niño con síndrome de déficit de atención se balancea en su silla, muerde constantemente la punta del lápiz, y se muestra inquieto, debes entender que su cuerpo está expresando una necesidad de moverse totalmente irresistible.

Para ayudarles podemos utilizar un cojín especial o un gran balón para poner en práctica un asiento dinámico que les ayude a canalizar el impulso irresistible de moverse.

Determinadas herramientas básicas pueden ayudar a canalizar las tensiones y el deseo constante de movimiento, ya que son anti estrés y pueden ayudar a los niños con síndrome de déficit de atención a mantener la atención y concentrarse.

Tú eres un factor importante a la hora de brindar ayuda a los niños con déficit de atención, es hora de que hagas tu parte.

 

 

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.