Se lee en 8 minutos
Taxonomía de Bloom
Evalúa este post

En este post te mostramos la filosofía del creador de esta teoría

En este artículo obtendrás una explicación de lo que es la taxonomía de Bloom y cómo se puede aplicar, de manera efectiva, en el proceso de aprendizaje para beneficiar, tanto a educadores, padres como a estudiantes.

Aprenderás sobre:

  • Los seis niveles de pensamiento y cómo aplicarlos.
  • Los tres dominios clave, cognitivo, afectivo y psicomotor, y su importancia.
  • Cómo aplicar la taxonomía de Bloom en el mundo digital, así como sus actualizaciones.

¿Qué es la taxonomía de Bloom?

La taxonomía de Bloom se creó en 1956 bajo el liderazgo del psicólogo educativo Dr. Benjamín Bloom, para promover formas más elevadas de pensamiento en la educación. Algunas de estas, consistían en el análisis y evaluación de conceptos, procesos, procedimientos y principios, en lugar de solo recordar hechos (aprendizaje de memoria). Se utiliza con mayor frecuencia cuando se diseñan procesos educativos de capacitación y aprendizaje.

En pocas palabras, la taxonomía de Bloom es un marco para el logro educativo en el que cada nivel depende del siguiente. A menudo se representa en forma de pirámide, similar a la jerarquía de necesidades de Maslow.

Áreas de evaluación

La taxonomía de Bloom se divide en tres objetivos de aprendizaje o áreas de evaluación: cognitivo, afectivo y psicomotor. El objetivo es que al final de una sesión de aprendizaje, el alumno adquiera nuevos conocimientos, habilidades y actitudes sobre un tema.

  • Conocimiento (cognitivo)
  • Habilidades (psicomotor)
  • Actitudes (afectivo)

Dimensión Cognitiva

El conocimiento y el desarrollo de habilidades intelectuales están en el centro de la dimensión cognitiva de la taxonomía de Bloom; por lo que, un alumno puede recordar o reconocer hechos, patrones y conceptos que servirán como base para un aprendizaje más profundo. Aquí es donde entran los objetivos de evaluación de la taxonomía de Bloom: Conocimiento, Comprensión, Aplicación, Análisis, Síntesis y Evaluación.

Dimensión Afectiva

En esta dimensión, los alumnos tienen nuevos sentimientos, emociones sobre el tema y ​​sobre ellos mismos. Deben poner más valor en un concepto y tener un mayor aprecio por ello, junto con diferentes motivaciones y actitudes. En un entorno médico o de cuidado, los alumnos pueden mostrar empatía hacia los pacientes o los niños.

Cuando se trata de la dimensión afectiva, los alumnos pueden ser evaluados de varias formas. Algunas de estas podrían referirse a su capacidad para escuchar con respeto y brindar atención inquebrantable, participar activamente en las discusiones de clase, resolver conflictos y exhibir comportamientos consistentes y generalizados que reflejen sus valores internos.

En este tipo de conocimiento deberás acabar un nivel para comenzar con el siguiente

Dimensión Psicomotora

La dimensión psicomotora es una de las adiciones posteriores a la taxonomía de Bloom, ya que en sus orígenes no se creía que tuviera suficiente aplicación en la enseñanza de habilidades en el nivel postsecundario. En esta dimensión, los alumnos desarrollan habilidades manuales o físicas.

Existen tres versiones: movimiento físico, coordinación y uso de habilidades motoras. Un alumno en un entorno médico puede demostrar desarrollo psicomotor al coser correctamente una herida; un estudiante de construcción a través de una comprensión de cómo operar una retroexcavadora.

Las habilidades psicomotoras pueden representar tareas manuales básicas, como lavar un coche o plantar un jardín; así como actividades más complejas, como mover maquinaria pesada o seguir pasos de baile coreografiados. Las habilidades psicomotoras se miden en términos de velocidad, precisión, distancia, procedimientos y técnica.

Objetivos de la evaluación

En cualquier entorno de aprendizaje, de acuerdo con la taxonomía de Bloom, es fundamental comenzar desde el nivel inferior y seguir avanzando. Las habilidades de orden inferior necesitan menos procesamiento cognitivo, pero proporcionan una base importante para el aprendizaje. Mientras tanto, los niveles más altos requieren un aprendizaje más profundo y un mayor grado de procesamiento cognitivo, que sólo se puede lograr una vez que se hayan dominado las habilidades de orden inferior.

Conocimiento

Es el nivel más básico en la taxonomía de Bloom, pero representa una base importante, un escalón hacia un aprendizaje más profundo. Una forma básica de evaluar el aprendizaje en este nivel es mediante preguntas simples y períodos de respuesta, o preguntas de opción múltiple. Esto, demuestra que el alumno puede memorizar hechos y recordarlos. Pero aún no sugiere que los alumnos realmente entiendan el material.

En esta primera etapa, se puede pedir a los alumnos que reciten algo que se les haya enseñado, citando información basada en lecciones anteriores, material de lectura y notas. Es recomendable usar verbos como definir, describir, identificar, etiquetar, listar, delinear, recordar y reproducir para medir efectivamente el éxito en esta etapa.

Compresión

Se recomienda pedir a los alumnos que discutan un problema o una idea con sus propias palabras, para evaluar su comprensión desde la etapa de recordar de la taxonomía de Bloom. Por ejemplo, pueden tener que parafrasear una historia o definición, explicar un concepto con sus propias palabras, contar una historia que se relacione o proporcionar analogías.

Para medir se recomienda utilizar verbos como defender, explicar, generalizar, parafrasear, resumir y traducir. Un estudiante que alcanza este nivel puede interpretar los materiales y demostrar comprensión sobre el material.

Aplicación

Ahora el alumno podrá aplicar lo que ha aprendido a un escenario fuera del aula. Por ejemplo, puede usar una fórmula matemática que haya aprendido para calcular el presupuesto familiar o aplicar una resolución legal a un caso específico. También se puede presentar en forma de proyectos en equipo o la composición de un blog.

Análisis

En esta etapa, los alumnos pueden establecer conexiones entre ideas, utilizar el pensamiento crítico y dividir el conocimiento en la suma de sus partes. Esto, puede incluir el uso de deducciones lógicas para descubrir cómo funciona un equipo o encontrar falacias en el razonamiento de un argumento. Alcanzando este nivel, el alumno puede demostrar que comprende completamente el material en su totalidad y sus componentes. También pueden ser capaces de dibujar diagramas o construir procesos de pensamiento.

Síntesis

Aquí es donde el estudiante hace un juicio sobre el valor del material que acaba de aprender, aplicar y analizar, para poder diferenciar entre hechos, opiniones o inferencias. Esto podría incluir encontrar una solución efectiva a un problema, o justificar una decisión específica y poder respaldar esa justificación con conocimiento. Evaluar, concluir, criticar, respaldar y resumir son buenos verbos para usar en este nivel. También se utilizan herramientas como encuestas y blogs.

Actualización de la taxonomía de Bloom

En 2001, un grupo de psicólogos cognitivos, teóricos, investigadores instructivos y especialistas en evaluación de pruebas, liderados por Lorin Anderson y Krathwoh, revisaron la taxonomía de Bloom al reunir una serie de conceptos más dinámicos para el sistema de clasificación, contra los niveles estáticos originales de los objetivos educativos. El núcleo de la revisión de la taxonomía de Bloom, es el uso de verbos para reemplazar los nombres, lo que proporciona a los alumnos objetivos más claros para lo que se espera de ellos.

Además, la taxonomía revisada de Bloom separa el dominio cognitivo, que consta de todos los niveles involucrados en el aprendizaje señalados anteriormente, en cuatro tipos distintos dentro de una matriz: fáctico, conceptual, de procedimiento y metacognitivo.

La organización matricial de la versión revisada de la taxonomía de Bloom está diseñada para ser una forma más precisa de pensar sobre el aprendizaje, lo que facilita a los educadores crear objetivos claros para la planificación de las lecciones y la evaluación de los alumnos. También facilita que los alumnos entiendan lo que se espera de ellos.

Taxonomía de Bloom para el mundo digital

  • Recordar. La clave para este elemento de la taxonomía en medios digitales es la recuperación del material aprendido. Utilizar viñetas (bullet pointing), resaltar, marcar (bookmarking), participar en la red social (social bookmarking), marcar sitios favoritos (local bookmarking), hacer búsquedas en Google.
  • Entender. La clave es hacer búsquedas avanzadas, búsquedas Booleanas, hacer periodismo en formato de blog (blog jurnalism), usar Twitter, categorizar, etiquetar, comentar, anotar, suscribir.
  • Aplicar. Implementar, desempeñar, usar, ejecutar, cargar, jugar, operar, hackear (hacking), subir archivos a un servidor, compartir, editar.
  • Analizar.  Comparar, organizar, deconstruir, atribuir, delinear, encontrar, estructurar, integrar, recombinar, enlazar, validar, hacer ingeniería inversa (reverse engineering), cracking, recopilar información de medios (media clipping) y mapas mentales.
  • Evaluar.  Revisar, formular hipótesis, criticar, experimentar, probar, detectar, monitorear, comentar en un blog, revisar, publicar, moderar, colaborar, participar en redes (networking), reelaborar.
  • Crear. Diseñar, construir, planear, producir, idear, trazar, elaborar, programar, filmar, animar, blogear, video blogguear (video blogging), mezclar, remezclar, participar en un wiki, publicar videocastingpodcasting, dirigir, transmitir.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.