Los sentidos

Los sentidos

Los sentidos son los órganos con los que nos acercamos a conocer y entender el mundo. Nos permiten percibir lo que ocurre a nuestro alrededor. En el contexto educativo trabajar a través de los sentidos y de la información que estos nos proporcionan, enriquece la experiencia de aprendizaje de los niños y les facilita la comprensión de algunos conceptos que de otra manera sería complicado explicar.

Escuchar sonidos atentamente y asociarlos al instrumento adecuado, discriminar entre el olor de una fruta u otra, o diferenciar entre la textura de un peluche o de una lija son capacidades que se adquieren cuando somos pequeños a través de la práctica. Los siguientes juegos que te presentamos permitirán a los niños entrenar y aprender a través de sus sentidos de una forma divertida.

Juego sensorial para desarrollar el sentido del olfato, a partir de la diferenciación de los aromas de distintas frutas.

28,45 €

Lanza el dado e identifica distintas situaciones de la vida real, en las que percibimos con el órgano sensorial que aparece en el dado.

22,30 €

Juego sensorial para desarrollar el sentido del tacto, a partir de la diferenciación de hasta 8 texturas diferentes, y su asociación a diversas fotografías, estableciendo una relación visual-táctil.

32,90 €

Escucha los sonidos de distintos animales y completa las casillas del tablero con las fichas correspondientes hasta llegar a la meta.

24,15 €

Escucha los sonidos de distintos transportes y completa las casillas del tablero con las fichas correspondientes hasta llegar a la meta.

24,15 €

Serie de 3 juegos para aprender, en cada uno, a diferenciar 25 sonidos y conocer sus nombres.

32,35 €

Serie de 3 juegos para aprender, en cada uno, a diferenciar 25 sonidos y conocer sus nombres.

32,35 €

Serie de 3 juegos para aprender, en cada uno, a diferenciar 25 sonidos y conocer sus nombres.

32,35 €

Juegos infantiles de estimulación de los sentidos

Un cerebro sin estímulos no se desarrolla. Los órganos sensoriales del niño recogen los estímulos de toda índole que se encuentran en el entorno. Gracias a la estimulación sensorial, podrá percibir y comprender mejor el mundo que le rodea. Primero se busca la estimulación de las funciones básicas, como la memoria. Después, sobre esa cimentación se entrenarán las capacidades cognitivas superiores, donde entran el razonamiento o la creatividad.

La categoría de juegos sensoriales se creó para que los pequeños puedan entrenar y afinar sus sentidos de forma programada. La programación consiste en la elección de los juegos y aprendizajes que se llevaran a cabo. Dicha estimulación reviste especial importancia en los niños con discapacidad.

Una estimulación sistemática de aquellas áreas susceptibles de mejora provee al niño de herramientas para el conocimiento y aumentan la funcionalidad orgánica; en la medida que lo permitan las diferentes patologías. Otra ventaja del entrenamiento en las capacidades sensoriales consiste en el incremento de la autoestima del pequeño y la mejoría de su salud emocional.

Juegos de estimulación sensorial

Los juegos de Akros permiten desarrollar los cinco sentido de forma lúdica. El componente de juego permite que los niños se impliquen en su entrenamiento, y no lo tomen como parte de una terapia o trabajo pendiente de la escuela. Los juegos cuentan con un nivel más sencillo que ayuda el manejo básico de los cinco sentidos, con reconocimiento de sonidos, texturas u olores.

Para niños que padecen algún trastorno que afecte a los sentidos, la línea de Akros provee una serie de juegos especializados en la rehabilitación o entrenamiento concreto de algún sentido en especial. Es importante valorar que, si los juegos se aplican en el entorno del aula, el resto de los niños alcanzará la consciencia de la realidad de su compañero con discapacidad y se facilitará su integración.

Estimulación de la propiocepción

La propiocepción es una especie de autoconciencia del cuerpo que influye el equilibrio y la coordinación. Es la capacidad del organismo de conocer y sentir la posición relativa de sus partes (músculos, extremidades y articulaciones). A través de los sentidos, el niño entiende cuál es la posición de su cuerpo y su ubicación el entorno. Gracias a la propiocepción se ejecutan respuestas reflejas, o se realizan acciones motoras planificadas.