Dispraxia

Dispraxia

La dispraxia es una dificultad o incapacidad para realizar movimientos que exigen cierta coordinación, precisión o rapidez. Los niños con dispraxia tienen dificultades para realizar movimientos que solemos tener automatizados como atarnos los cordones, abrir una puerta o hablar.

Los juegos han de trabajar la repetición de secuencias motoras de manera que el niño vaya automatizando poco a poco gestos y movimientos simples y hasta realizar progresivamente otros más complejos. Si la dispraxia es verbal, estarán afectados los músculos del habla. El trabajo deberá centrarse en entrenar puntos de articulación concretos, así como realizar movimientos bucofonatorios o praxias orofaciales.

Estos juegos ayudarán a los niños con dispraxia a progresar en sus movimientos y mejorar de una manera amena y divertida.

Punzón ergonómico que desarrolla la psicomotricidad fina y la habilidad manual, paso previo al proceso de escritura. Para zurdos y diestros.

9,24 €

Bandeja de picado con un marco de seguridad para sujetar el papel, y superficie de fieltro que no se desgasta. La base de la bandeja evita dañar la zona de trabajo. Con alojamiento para guardar el punzón ergonómico. Incluye plantilla modelo para iniciar en la preescritura.

30,45 €

Set de 5 secuencias muy sencillas, de 4 pasos cada una, con fotografías de gran tamaño, que permiten trabajar hábitos diarios básicos de higiene, autonomía y colaboración en las tareas del hogar. Especialmente indicado para niños de educación especial. Ayuda a promover una mayor autonomía, seguridad en ellos mismos y consecuente autoestima.

14,85 €

Secuencias muy sencillas, de pocos pasos, y con fotografías de gran tamaño, que permiten iniciar a los más pequeños en la percepción temporal.

14,85 €

Juego para aprender la secuencia de vestirse y afianzar un hábito de autonomía.

13,80 €

Set de 24 figuras de madera para enlazarlas entre sí, representando diversas familias del mundo. Permite al niño enlazar su propia familia y jugar con los personajes, que además se mantienen de pie. Incluye 6 cordones de colores. Desarrolla la psicomotricidad fina en niños a partir de 2 años. Inspirado en la metodología Montessori.

29,10 €

Set de 24 figuras de madera para enlazarlas entre sí, representando diferentes oficios y sus elementos relacionados. Permite al niño enlazar cada oficio con sus elementos y jugar con las figuras, que además se mantienen de pie. Incluye 8 cordones de colores. Desarrolla la psicomotricidad fina en niños a partir de 2 años. Inspirado en la metodología...

29,10 €

Terapia de la dispraxia infantil

Cuando la dispraxia se detecta en una edad temprana, los síntomas pueden minimizarse y mejorar las limitaciones que les produzca. La dispraxia jamás implica limitaciones para desarrollar una vida exitosa. Un caso notorio de niño con dispraxia es el protagonista de la adaptación cinematográfica de la saga de Harry Potter: el actor Daniel Radcliffe. Diagnosticado con dispraxia durante la infancia, su madre lo interesó por la interpretación como terapia y lo presentó a una audición. El resultado de la audición es conocido en todo el mundo.

El tratamiento de la dispraxia busca la estimulación del niño y la mejora de sus habilidades. Por su variada sintomatología, requiere un enfoque multidisciplinar con la intervención de especialistas fisioterapia, psicología, terapeutas del habla, pediatras terapeutas ocupacionales, entre otros.

Juegos para el tratamiento de la dispraxia

Padres, médicos y educadores, aplicando la estrategia trazada en el tratamiento, conseguirán que el niño perfeccione sus habilidades para realizar actividades cotidianas que le resultan dificultosas. Si bien no desaparece el síntoma, el pequeño consigue desarrollar estrategias de compensación del mismo. Cuando el niño vence las dificultades, su autoestima crece y entra en un círculo virtuoso de mejora.

Las actividades específicas para niños con dispraxia buscan afinar sus motricidades gruesa y fina, resolver los problemas de lectoescritura y mejorar su autoestima.

  • La terapia ocupacional ayuda al niño a desarrollar la pericia necesaria para ejecutar sus tareas diarias en casa y en la escuela como atarse los cordones o aprender a comer con cubiertos. El apoyo de la terapia implica juegos tales como las Maxi secuncias, que enseñan al niño nociones sobre el paso del tiempo. Otros juegos, como los secuenciales sobre tareas diarias, o el juego para aprender a vestirse sirven para que el niño aprenda jugando la secuencia exacta de realización de estos pequeños retos diarios.
  • La terapia del habla se centra en la mejora de los síntomas que afectan a la comunicación del pequeño con su entorno cercano. Akros dispone de una línea de juegos de logopedia basados en el método logo-bits para el tratamiento de la disfunción del habla.
  • El entrenamiento perceptivo motor mejora el desempeño con el lenguaje, la audición, la comprensión y la coordinación del movimiento. Ejemplos de esta gama de juegos son los punzones ergonómicos para que el niño comience el trazado de sus primeras letras, y otros juegos enfocados en la preescritura, como las bandejas de picado.