Se lee en 7 minutos
Autismo infantil síntomas
5 (100%) 1 voto

Peón solitario

El autismo infantil es un trastorno neuropsiquiátrico, que se caracteriza por tendencia al aislamiento social, dificultades de expresión y patrones de conducta repetitivos.

Convivencia con el autismo infantil síntomas

Los síntomas se manifiestan alrededor de los 3 años y se desconocen las causas. Los presentan el cuádruple de niños que de niñas, sin importar la raza, país, nivel cultural o socioeconómico. Existen teorías sobre la relación de ciertos genes con el autismo, al igual que determinadas irregularidades cerebrales e influencia de factores ambientales.

Primeros síntomas del autismo infantil

Los indicadores del desarrollo son las cosas que la mayoría de los niños pueden hacer a una edad determinada. Un niño autista merece un tratamiento adecuado gracias a la detección temprana. La Asociación de Pediatría Americana solicita revisiones pediátricas de los niños a partir del año y medio de vida. Una entrevista con los padres puede detectar patrones de comportamiento infantil dentro del espectro autista. El inicio temprano del tratamiento permite mejores expectativas de desarrollo del niño a largo plazo.

El instrumento  utilizado para detectar posibles trastornos del espectro autista infantil es el M-CHAT. No es una herramienta de diagnóstico, sólo de identificación de riesgos. En caso de que un niño manifieste síntomas enumerados en el cuestionario, conviene acudir al pediatra para una prueba diagnóstica. Se tendrán en cuenta las siguientes señales de alerta:

Comunicación social

Ausencia de desenvolvimiento social, o desarrollo atípico del mismo.

  • Niño autistaEl pequeño evita el contacto visual y no observa lo mismo que los padres cuando se lo indican con el dedo.
  • El niño no llora, o llora sin parar sin motivo aparente y le cuesta calmarse.
  • Inexistencia de sonrisa social a los 3 meses de vida. En general, los bebés de esa edad ya responden a la sonrisa de los adultos con la suya propia.
  • El bebé carece de interés por interactuar con otros niños, y rehúye el contacto físico, incluso con los padres.
  • El niño permanece impasible cuando se le llama por su nombre, o no se vuelve si está de espaldas.
  • El bebé no señala alrededor. Los pequeños de 11 meses ya señalan los objetos.
  • El pequeño trata de comunicarse y se descoordinan  los gestos, la mirada y la vocalización.

Juegos y juguetes

  • El pequeño juega de forma extraña con los juguetes u otros objetos. Los manipula, ordena o apila de forma repetitiva, y los usa sin imaginación.
  • También puede permanecer abstraído mirando un objeto durante largos ratos.
  • A los pequeños con autismo les cuesta imitar acciones con otros objetos.

Lenguaje y desarrollo cognitivo del niño

Con el autismo, se manifiesta un desarrollo anormal o un evidente retraso.

  • El pequeño, con más de 6 meses, es incapaz de buscar un objeto que se cae o se esconde ante él para que lo busque.
  • Inexistencia de un balbuceo social recíproco o aislado.
  • Superado el año de edad, el niño emite sonidos extraños y apenas habla.
  • Su vocabulario es escaso y repetitivo. No entiende órdenes básicas con un año de edad, como las comprenden los otros niños.
  • Su tono de voz es inusual y cantarín. Puede imitar entonaciones que le llaman la atención.
  • Al año y medio de edad, puede perder la aptitud para el lenguaje y la socialización que ya tenía.

Manejo de las funciones sensoriales o motoras:

  • La fijación visual del niño es atípica: puede fascinarse mirando algo largo rato, como un electrodoméstico funcionando, o rehuir el contacto visual.
  • Retraso en las motricidades fina y gruesa, y un nivel de actividad excesivamente algo, o se muestra demasiado apático.
  • Hiporreactividad o hiperreactividad ante la estimulación sensorial. Le pueden angustiar ciertos ruidos, texturas o sabores. No le gusta el contacto físico, pero sí introducirse en lugares estrechos que presionen su cuerpo en lugar de un abrazo humano.
  • El niño presenta conductas motoras repetitivas como el balanceo, normalmente para calmarse.

Alteraciones del sueño, la comida y la atención

El pequeño ofrece a los padres pistas sobre su maduración mediante su forma de interactuar con el mundo que le rodea. Los padres pueden observar los indicadores del desarrollo del pequeño e informar al pediatra sobre los progresos del niño. Síntomas de alerta que precisan atención pediátrica:

  • Es incapaz de emplear frases de 2 palabras.
  • Ignora el manejo de objetos comunes del hogar, como los cubiertos.
  • No sabe imitar palabras o acciones.
  • Es incapaz de entender o seguir instrucciones sencillas
  • Camina de forma inestable.
  • Comienza a perder pericias que había conseguido.

Tratamiento del autismo infantil

Hijo autistaUna intervención temprana e intensiva, mejora el pronóstico a largo plazo de los niños autistas. Entre los diferentes programas de tratamiento existen los siguientes:

  1. Terapia conductual. Entrenamiento de la conducta mediante la estimulación de actos deseados y limitación de los indeseados. Padres y maestros necesitan adiestramiento previo en esta terapia para poder ayudar a los niños.
  2. Educación especial. Programa para el desarrollo del lenguaje y la socialización. Los colegios deben contar con docentes y material educativo apropiado.
  3. Farmacoterapia. Existe medicación si el pequeño no responde a los tratamientos.

Pronóstico

La evolución del autismo es diferente en cada persona. El pronóstico empeora en niños de bajo cociente intelectual, y en los incapaces de comunicarse antes de llegar a los 5 años. Unos enfermos lograrán una vida con plena independencia, y otros necesitarán ayuda en la adultez.

Autismo infantil: síntomas a los 2 años

Los niños maduran a diferentes ritmos. Resulta imposible establecer un rango temporal en el desarrollo de una destreza particular del pequeño. Es innecesario preocuparse sobre la velocidad de dicho crecimiento si parece retrasado respecto a los demás pequeños.  El pediatra requiere observación y tiempo para ponderar si el desarrollo, o la ausencia de él, encaja en los patrones normales de crecimiento.

No existen casos de autismo iguales entre sí. Los síntomas del niño pueden resultar leves y no interferir en sus tareas diarias, o graves y necesitar atención especializada. El espectro autista es el término médico referido a la variedad de síntomas.

El pediatra realizará a los padres un cuestionario para extraer la máxima información sobre el nivel de maduración del pequeño. En caso de sospechas, se procederá a una evaluación integral con la participación del neurólogo, el psicólogo y otros profesionales capaces de concluir un diagnóstico. Existen medios para detectar el autismo antes de los 2 años de edad.

Llegado a los 3 años de edad, un niño con desarrollo normal debería:

  • Saber emplear frases de más de 3 palabras.
  • Poder pasar las páginas de una en una cuando hojea un libro.
  • Saber trepar bien a los columpios o los árboles.
  • Poder clasificar objetos según el color o la apariencia.

Síntomas del autismo infantil leve

Ciertos indicadores precoces alertan sobre la posible presencia del autismo infantil:

  • Alcanzado el año de vida, el bebé no balbucea palabras, no señala objetos ni responde al escuchar su nombre.
  • No sonríe ni establece un contacto visual. No es receptivo a la socialización.
  • Ordena sus juguetes de forma obsesiva.
  • Apenas habla hasta los dos años, y se expresa con frases de pocas palabras.

Síntomas cuando el niño es más mayor:

  • Carece de interés en trabar amistades, aunque demuestra un exagerado apego a ciertos objetos.
  • Se muestra incapaz de entablar una conversación o de mantenerla.
  • Carece de imaginación cuando juega.
  • Su lenguaje usa patrones repetitivos.
  • Funciona su vida mediante el establecimiento de rutinas, y cualquier cambio en ellas le produce angustia.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.