Se lee en 10 minutos
Cómo ayudar a un niño con ansiedad
Evalúa este post

Si bien en los niños las manifestaciones de ansiedades y miedos son normales y necesarias durante el crecimiento y funcionan como indicadores del desarrollo de su consciencia, también es cierto que existen algunos trastornos que podrían volverse excesivos y dificultar el funcionamiento social, académico y personal del niño durante su evolución.

anx1

Tipos de trastornos de ansiedad infantil

Si bien en los niños las manifestaciones de ansiedades y miedos son normales y necesarias durante el crecimiento y funcionan como indicadores del desarrollo de su consciencia, también es cierto que existen algunos trastornos que podrían volverse excesivos y dificultar el funcionamiento social, académico y personal del niño durante su evolución.

A lo largo de la infancia aparecen miedos y fobias considerados normales, así, los temores a la oscuridad y lo desconocido aparecen muy temprano. Entre los 2 años y los 7 los miedos se ajustan a su crecimiento y surgen aquellos a monstruos, animales o situaciones de soledad. Algunos niños pueden manifestar miedo a la muerte poco antes de los 7 años o según comprenden su significado y se manifiesta en combinación con temores existenciales, escolares y de rendimiento.

La persistencia o agudización de estos miedos y fobias naturales de la infancia al grado en que comienzan a interferir con el desarrollo normal de su vida es lo que se denomina como ansiedad infantil.

Trastorno de ansiedad generalizada

Los niños que muestran este tipo de trastorno se caracterizan por manifestar una obsesiva preocupación respecto a su rendimiento académico, deportivo e incluso horario. Se sienten tensos en cuanto a su desempeño y suelen ser demasiado responsables, hasta el punto de no poderse relajar durante los momentos de ocio. Como el resto de los niños, estos manifestarán dolores de estómago y afecciones vagas que de volverse frecuentes podrían agudizar los síntomas de este tipo de trastorno.

Trastorno de ansiedad por separación

El divorcio de los padres puede ser una causa de ansiedad en los niños cuando no se les explica la situación de forma que ellos la puedan comprender y asimilar. Un divorcio representa para un niño un cambio completo de dinámicas y patrones de comportamiento que puede manifestarse como depresión, tristeza o miedo a la muerte, y los niños con trastorno de ansiedad por separación pueden encontrar dificultad para dormir, o alejarse de sus padres incluso por períodos muy cortos.

anxiety-in-childrenFobia social

La fobia social puede al comienzo manifestarse como timidez pero ir aumentando hasta niveles que entorpecen sus vidas sociales en su empeño por evitar encuentros, situaciones o lugares que agudizan su fobia a ser criticados o juzgados por otros compañeros de clase, maestros o familiares.

Fobia específica

Las fobias específicas se manifiestan tanto en niños como en adultos, pero en el caso de los niños y adolescentes, estas están inspiradas en situaciones irreales o producto de su imaginación y pueden manifestarse junto con historias fantásticas y un razonamiento lógico sobre sus porqués. Así pueden padecer miedo al agua (hidrofobia), a las alturas (vértigo), a quedarse atrapado en un lugar reducido (claustrofobia) o a espacios muy abiertos o llenos de gente (agorafobia), a los insectos (entomofobia), etc.

Trastorno de pánico

Los ataques de pánico son momentos de miedo intenso acompañados por taquicardia, sudoración, mareo, náuseas y/o una sensación de muerte inminente. Aún sin causa aparente, esta terrible experiencia puede generar en algunos niños un miedo constante de volverla a padecer y evitarán ir a la escuela o situaciones que le recuerden el ataque, pues temen que se pueda repetir.

Trastorno obsesivo compulsivochildrens-anxiety-disorders

El trastorno obsesivo-compulsivo en niños y adolescentes incluye comportamientos o ideas repetitivas y esquemáticas que comienzan a repetirse y agudizarse a pesar de que el niño pueda reconocer que no tienen ningún sentido o razón de ser. Dos de cada 10 adolescentes experimentan esta clase de trastorno.

Trastorno de estrés post-traumático

Luego de una situación de profundo estrés como una experiencia traumática (muerte de los padres, abusos físico o sexuales, accidentes, etc.) puede darse el caso de que el niño experimente el acontecimiento repetidamente a través de recuerdos muy vívidos o pensamientos perturbadores. Niños con trastorno de estrés post-traumático evitarán todo lo relacionado al trauma, incluyendo dormir, y cambiarán sus patrones de comportamiento.

Características de la ansiedad infantil

La ansiedad infantil puede manifestarse de muchas formas, pero algunos de los indicadores de su existencia patológica son:

  • dificultad para dormir
  • cambios de estados de ánimo
  • preocupación excesiva por tareas cotidianas
  • hábitos nerviosos (morderse las uñas, extrema organización)
  • dificultad para alejarse de los padres
  • dolores de cabeza y estómago.
  • Variaciones agudas de ánimo (tristeza, rabia, inhibición)

Frecuencia de los trastornos de ansiedad infantil

La ansiedad infantil es bastante común entre niños y adolescentes y su aparición puede manifestarse a nivel mental y físico, o venir acompañada de otro trastorno mental como la depresión, por ejemplo.

13 de cada 100 niños pueden manifestar diversos tipos de trastorno de ansiedad y entre las niñas es más común que entre los varones. Y entre los perfiles potenciales de niños que pueden padecer ansiedad, estudios recientes sugieren que niños cuyos padres padecen de fobias o ansiedad pueden ser propensos a presentarlas, pero más debido a la repetición de patrones de comportamiento que por causas hereditarias.

Niños muy tímidos o que encuentran dificultad para socializarse en diversos contextos –incluso dentro del núcleo familiar– pueden manifestar esta clase de trastornos.

Tratamientos para los trastornos de ansiedad infantil

las-expresionesRespecto al aprendizaje, estudios demuestran que niños con niveles de ansiedad anormales (muy altos o extremadamente bajos) presentan dificultades en su evolución.

Los trastornos de ansiedad interfieren también en el funcionamiento neurocognitivo y la relación entre ambos es bidireccional, es decir: un niño con problemas de habla puede desarrollar una fobia social, pero una fobia social también puede hacer que el niño desarrolle problemas de habla.

En este sentido, los tratamientos para la ansiedad infantil incluyen varias modalidades y técnicas que pueden o deben combinarse y complementarse.

Tratamiento cognitivo-conductual

Los procesos cognitivos de pensamiento contribuyen al desarrollo de la conducta y emociones humanas, pero además existen factores externos y psicológicos que juegan un papel importante en la evolución de estos procesos. El modelo cognitivo conductual enfatiza las variantes externas o contextuales ubicando al individuo y sus capacidades cognitivas dentro del entorno que lo rodea para definir variables interpersonales, culturales y sistémicas.

Las terapias cognitivas estimulan los patrones del pensamiento y las emociones sin olvidar el contexto y las relaciones interpersonales que los alteran. Una de las mejores formas de trabajar con los más pequeños a traves de los tratamientos cognitivos conductuales, es mediante juegos sensoriales

yogaTécnicas de relajación

Además de las actividades deportivas y musicales que los niños reciben en la escuela, es importante enseñar al niño con trastornos de ansiedad técnicas de relajación así como deportes más atrevidos y que requieren mayor destreza y concentración. Entre estos encontramos el yoga, la escalada, la natación e incluso actividades en casa que pudieran apaciguar estados de ansiedad como la realización de actividades que les mantengan concentrados y distraídos como pueden ser los puzzles

Biofeedback

Se llama biofeedbak (o respuesta biológica) al proceso que enseña al individuo a cambiar su actividad fisiológica en pro de su salud y desempeño.

Se usan instrumentos especializados para medir las ondas cerebrales, el funcionamiento del corazón, la respiración, actividad muscular y temperatura corporal entre otras y por medio del feeback (o respuesta) que proporcionan estos aparatos, promueve los cambios psicológicos al mostrar cómo el desempeño físico está ligado a cambios del pensamiento, el ánimo, las emociones y el comportamiento.

dia-mundial-medio-ambiente

Terapia familiar

Se entiende que un niño con padres que presentan trastornos de ansiedad es más propenso a padecerlos. Y bien sea para tratar a cada miembro de la familia por separado como para proponer dinámicas grupales en torno al trastorno de un niño con ansiedad infantil, la terapia es uno de los principales y más importantes métodos en el tratamiento de dichas conductas.

Si bien la terapia cognitivo-conductual es uno de los métodos más usados para el tratamiento de ansiedad en los niños, hoy en día se fomenta la idea de que sean los padres quienes guíen este método, dado que se ha demostrado que son ellos quienes tienen una mayor posibilidad de ayudar a sus hijos a desafiar la ansiedad y enfrentar sus miedos.

En la actualidad existen programas en los que se orienta a los padres para dirigir y aplicar estas técnicas, que pueden incluir el uso de juguetes didácticos, así como libros y actividades especiales.

Medicación

Como último recurso se puede sugerir la medicación de niños con trastornos de ansiedad. Pero este es un tratamiento que debe ser cuidadosamente estudiado y consultado con el psicólogo infantil antes de ponerlo en marcha. Entre los medicamentos que se usan para tratar la ansiedad, se encuentran las benzodiacepinas, los SSRIs y los atidepresivos atípicos. Todos los medicamentos aunque leves, acarrean efectos secundarios, por ello primero se debe recurrir a otras técnicas, como el deporte para promover la secreción de conductores alegres en el cerebro, por ejemplo, o las terapias motivacionales.

Consejos para manejar la ansiedad

Algunos consejos para lidiar con episodios de ansiedad en los niños incluyen:

  • localizar el motivo del cambio (horarios estrictos, divorcio, trauma, presión escolar, etc.).
  • Fomentar hábitos sanos y técnicas de relajación: alimentación adecuada, higiene personal, ejercicio, juego, descanso, rutinas.
  • Deshacerse de las propias fobias para evitar los patrones.
  • Considera sus sentimientos y las razones.
  • Ayúdale a crear estrategias de relación y control.
  • Ensaya situaciones de miedo y posible soluciones.
  • Cuida su autoestima y aporta seguridad.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.