Se lee en 8 minutos
Qué es la cetosis en niños: causas y soluciones
4 (80%) 1 voto

¿Qué es la cetosis en los niños?

Pelota con emoji enfermoMuchas veces nos preguntamos qué el la cetosis. La acetona infantil es un mecanismo de defensa natural que actúa cuando se agotan las reservas de glucosa del niño. La acetona es la sustancia producida por el organismo cuando la glucosa baja de nivel; se trata de una sustancia volátil que, cuando entra en contacto con el aire, desprende un olor que recuerda a la manzana ácida. La acumulación de acetona en sangre se debe a causas tales como el ayuno, la dieta desequilibrada, o a la aceleración metabólica producida cuando el pequeño tiene fiebre.

La cetosis es un fenómeno frecuente en la primera infancia, y su incidencia disminuye a partir de los 5 años de edad.

Un niño necesita el cuádruple de glucosa que un adulto y además sus reservas son más limitadas. Tras ayunos o estados febriles provocados por enfermedades, el organismo del niño quema glucosa con rapidez para obtener energía, el agotamiento de los azúcares provoca que el organismo consuma las grasas como reserva suplementaria de energía y, de esta manera, e cuerpo afronta la bajada de azúcar en sangre (hipoglucemia). Al quemarse las grasas el hígado produce ácido acetoacético, ácido beta-hidroxibutírico y acetona; estas tres sustancias se llaman cuerpos cetónicos, y puede medirse su presencia a través de la orina.

Las cetonas sirven para que, en ausencia de glucosa, lo órganos del cuerpo y el cerebro obtengan alimento. Sin este mecanismo de cetosis, el ser humano no sobreviviría sin comer más de 24 horas y moriría de hipoglucemia.

Cómo medir la acetona

Menneken PisLos cuerpos cetónicos se eliminan a través de la orina y mediante la respiración. De ahí el característico olor en la orina y el aliento del pequeño. La cenoturia es la tasa de cuerpos cetónicos presentes en la orina. Estos cuerpos se miden con la ayuda de un stick urinario de venta en farmacias. Las tiras reactivas se impregnan con gotas de orina del niño y, según exista presencia de acetona, adoptará determinado color.

Cuando detecta acetona, basta con adoptar determinada dieta durante un par de días; en caso de un test negativo, si el niño experimenta malestar hay que acudir al pediatra para que diagnostique las causas. La acetona,  salvo excepciones, se puede tratar en casa, pues no se trata de una enfermedad, sino de un síntoma.

¿Me preocupo por el olor a acetona?

La presencia de acetona en la orina matinal del pequeño no representa causa de alarma. Para tratar la acetona del organismo, lo mejor es ofrecer al niño un zumo o manzanilla endulzados con azúcar o miel; en pequeños sorbitos, para evitar el vómito. Nunca hay que administrar al niño bicarbonato; si se le baja la fiebre y se procede con los vómitos, desaparecerá la acetona.

Es improbable que la acetona se mantenga alta si el pequeño vuelve a ingerir una dieta equilibrada. En caso de que los valores de acetona asciendan a pesar de que se haya adoptado una dieta correcta, o si persiste durante 24 horas, conviene una visita al pediatra y que examine al niño para descartar alteraciones del metabolismo tales como la diabetes o el hipertiroidismo.

Síntomas de la acetona infantil

Dibujo de niño mareadoLa cetosis puede presentarse si el niño vomitó, pues perdió las reservas de glucosa del organismo; o, al contrario, precisamente la aparición de la acetona es la que induce al vómito. A veces, la acetona aparece junto a faringitis, diarreas e infecciones intestinales. El aliento del niño con acetona recuerda a manzanas ácidas. El pequeño puede presentar dolor abdominal, vómitos, ojeras, dolor de cabeza, sequedad en la lengua,  irritabilidad, malestar general, somnolencia e inapetencia.

Las situaciones propiciatorias de la aparición de la cetosis son, entre otras:

  • Cuando el pequeño ayuna más tiempo del recomendable, pues el organismo recupera energía de las grasas cuando no dispone de glucosa para gastar. A medida los niños crecen, aumenta su capacidad para soportar períodos de ayuno y aumenta su tolerancia a las carencias temporales de azúcar.
  • Si el niño comió grasas (frituras o dulces) o se alimentó de un modo desequilibrado.
  • Si el niño ha pasado por enfermedad por períodos de mucha fiebre.
  • Si  el niño se sometió a un esfuerzo físico prolongado.
  • Si el niño que tiene propensión a vomitar.

Juegos para la educación alimentaria y prevenir la cetosis

Icono vomitandoExiste cierta predisposición a la acetona durante la primera infancia de los niños. Dicha predisposición está relacionada con la edad  y constitución del joven;  por lo tanto, entre los 2 y los 5 años algunos pequeños serán más más propensos que otros a padecer episodios.

La alimentación del niño es fundamental a la hora de prevenir y tratar la acetona. Una dieta sana basta para evitarla.  Si el niño vomita por un empacho de dulces o fritos, se recomienda una dieta ligera a base de carbohidratos complejos -pan, pasta o arroz-, fruta y verdura; y evitar dulces, lácteos grasos,  dulces o fritos. Sólo después se puede alimentar al pequeño con alguna tostada con mermelada o miel o yogur descremado azucarado.

Algunos pediatras recomiendan que, en caso de cetosis infantil, se le puede administrar al niño, para evitar la deshidratación, un suero casero elaborado con base de agua mineral, zumo de limón, azúcar, una pizca de sal y de bicarbonato. Remitirán los niveles de acetona y los vómitos.

Acetona en los niños diabéticos

Según un estudio de la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica (SEEP), la incidencia de la diabetes infantil aumentó en los últimos años entre los niños menores de 5 años. De ellos, 4 de cada 10, son diagnosticados de cetoacidosis, una complicación grave de la diabetes, consecuencia de la ausencia de insulina en el organismo. La tardanza en los diagnósticos puede llegar poner en peligro la vida del infante.

Cucharada de azúcarLa diabetes es una afección crónica desencadenada al perder el organismo la capacidad de producir insulina. La insulina es una hormona fabricada en el páncreas que transforma en energía para los órganos la glucosa de los alimentos. Una persona diabética no absorbe bien la glucosa y permanece en la sangre -hiperglucemia- y, con el paso del tiempo se produce deterioro en los tejidos y complicaciones potencialmente letales.

La diabetes tipo 1 o infantil, se caracteriza por un nivel de insulina en sangre muy bajo. Las células de un organismo diabético utilizan las grasas almacenadas como fuente de energía y al consumirlas se origina demasiada cantidad de acetona, lo que provoca la cetosis en los niños diabéticos.

Síntomas de la Diabetes tipo 1

  • Aumento repentino del nivel de azúcar en sangre
  • Sed intensa
  • Necesidad frecuente de orinar
  • Pérdida de peso sin causa aparente
  • Vómitos y dolor abdominal
  • Cansancio, desgana y debilidad
  • Visión borrosa
  • Irritabilidad

El diagnóstico de cetoacidosis diabética, implica el ingreso hospitalario y el tratamiento siguiente:

  • Reemplazo de los fluidos por vía oral o vía intravenosa para la rehidratación del paciente. Se suple el líquido corporal perdido y, además se ayuda a diluir la concentración de azúcar en la sangre.
  • Reemplazar los electrolitos. Los electrolitos son minerales que tienen una carga eléctrica, y la carencia de insulina disminuye su nivel en la sangre. El reemplazo de los electrolitos por vía intravenosa posibilita el funcionamiento correcto del corazón, los músculos y las células nerviosas.
  • Tratamiento de insulina. Se administra por vía intravenosa hasta que el nivel de glucosa descienda por debajo de 240 mg/dl, y se retoma el tratamiento de insulina por vía subcutánea.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.