Se lee en 10 minutos
Conoce los mitos sobre el TDAH
Evalúa este post

¿Alguna vez te has preguntado por el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad? Existen muchos mitos sobre el TDAH. Estos, al ser asumidos como verdades por los afectados o sus familias, pueden desembocar en la denegación de un tratamiento adecuado a las personas necesitadas y deben contrarrestarse con información demostrada.

Mitos y hechos sobre el TDAH

El profesor Russell A. Barkley, profesor en el Departamento de Psiquiatría y Pediatría en la Universidad de Carolina del Sur, es uno de los mayores expertos mundiales sobre TDAH. Barkley afirma que un puñado de médicos no expertos teorizan que el trastorno no existe. Estas opiniones crean una perspectiva alterna que goza de igual credibilidad.

Esta polémica puede ofrecer al gran público una impresión de desacuerdo en la comunidad científica, como si existieran dos tendencias sobre el TDAH. Una que afirma que no existe y la que busca tratar el trastorno, cuando en realidad no se da esta división.

¿Qué es un Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad?

El TDAH es uno de los trastornos neuropsiquiátricos más comunes de aparición en la infancia. Este se caracteriza por la falta de atención, la impulsividad y la hiperactividad motora.El TDAH afecta a varias etapas de desarrollo y la integración social de los niños. Es un trastorno heterogéneo y complejo que en más del 70% de los casos coexiste con otros trastornos. Esta comorbilidad agrava la sintomatología y dificulta el diagnóstico y el establecimiento de una estrategia terapéutica.

Los trastornos asociados más frecuentes son: trastornos de aprendizaje específicos, trastornos de ansiedad, trastornos de oposición desafiante.Con menor frecuencia se dan la depresión, el trastorno obsesivo-compulsivo, tics nerviosos y trastorno bipolar.

El TDAH muestra mayor prevalencia en edad escolar, y tiende a persistir hasta la adolescencia y la adultez en más de la mitad de los casos. Gracias a las tomografías, se ha detectado que el TDAH es realmente un trastorno biológico de los núcleos de la corteza pre-frontal y basal.

Asimismo, conduce a una alteración en la capacidad de concentración y la preparación de las respuestas a estímulos ambientales. Como es un trastorno multifactorial, se investigan muchos factores como su origen, desde los genéticos, ambientales y familiares.

¿Existe el TDAH en realidad?

Según ciertas opiniones no expertas, el TDAH es un trastorno moderno. Una especie de moda, que empezó a diagnosticarse a principios de los años 80.Época en la cual algunos psiquiatras afirmaron la existencia de una nueva enfermedad mental de la niñez.

Esta es una creencia falsa. En realidad, comenzó a diagnosticarse décadas antes, dentro de la categoría de diagnóstico de la disfunción cerebral mínima (MBD).Tales diagnósticos se afinaron hasta la definición de TDAH.

Se atribuye que no existe una prueba clínica que demuestre la presencia del Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad. Del mismo modo que no existe ninguna investigación clínica definitiva para diagnosticar la esquizofrenia, el autismo, la depresión o el trastorno bipolar. Aunque no existan dichas pruebas, no se puede negar su existencia.

El hecho de que no existan pruebas clínicas que demuestren su presencia, tiene incidencia en las personas y en la creencia de mitos sobre el TDAH.

Es importante tener en cuenta que todos los trastornos neuropsiquiátricos se diagnostican con base en los síntomas.El diagnóstico de TDAH se basa en la clasificación del Manual de Diagnóstico de Trastornos Mentales (DSM-IV).

En la actualidad, gracias a los avances de las técnicas de neuroimagen, se ha descubierto en niños con TDAH la disminución del flujo sanguíneo. Además del consumo de oxígeno en los ganglios basales y la corteza prefrontal.

Se trata precisamente de las áreas cerebrales que regulan la atención, la programación de la conducta, la coordinación motora y el desarrollo y el sentido del tiempo.Estas estructuras del cerebro y cerebelo en los niños con TDAH también son morfológicamente hasta un 6% más pequeñas que en los niños considerados normales.

Causas del TDAH en niños

Se han realizado múltiples investigaciones acerca de las causas del TDAH en niños.Seguramente te has preguntado cuáles son las causas de este trastorno. A pesar de que los investigadores han realizado una gran cantidad de estudios con respecto al TDAH, aún no han encontrado la causa exacta del mismo.

Los diversas causas encontradas por los expertos pueden ser clasificadas de la siguiente manera:

  •  Funciones del cerebro. Se han realizado diversos estudios de imagenología del cerebro. Se han encontrado algunas diferencias tanto en las conexiones como en la estructura cerebral entre los niños con TDAH. Los niños con este trastorno poseen conexiones cerebrales menos eficientes que los que no lo poseen.
  • Desarrollo del cerebro. Los diversos estudios indican que el desarrollo del cerebro en la niñez está altamente relacionado con el TDAH. Por lo general, ciertas regiones del cerebro de estos niños tienen un retraso de al menos tres años. De manera general, estas regiones se encuentran fuertemente relacionadas con las funciones ejecutivas.
  •  Genética y herencia. Los expertos han encontrado que los genes juegan un papel fundamental. El TDAH aparece por lo general en los miembros de la misma familia. Además, un niño tiene un 25% de probabilidades de que alguno de sus padres posea esta condición.
  • Dificultades en el aprendizaje. Cuando un niño posee alguna condición que dificulte su aprendizaje, aumenta la probabilidad de sufrir de esta condición. Algunas de estas condiciones pueden ser la dislexia, la disgrafia y la discalculia, las cuales pueden coexistir con el TDAH.
  • Ambiente. Por otra parte, los científicos han encontrado que el ambiente también incide sobre la probabilidad de que un niño posea este trastorno. Algunos factores ambientales pueden incrementar el riesgo de padecerlo como lo es la exposición a altas cantidades de plomo.

 

Falsas creencias sobre el TDAH

Las falsas ideas, sin ninguna base científica, propagadas por personas ajenas a la neuropsiquiatría, plantean riesgos para la salud de los niños cuando se les niega el tratamiento. Los mitos sobre el TDAH surgen a partir de la gran desinformación que existe. Estos mitos representan un alto riesgo contra la salud de los afectados.

¿Desaparece el TDAH con el tiempo?

Según esta falsa creencia, el TDAH es un trastorno que retrocede hasta que desaparece con el crecimiento del niño. En la realidad el trastorno no sólo se diagnostica en niños. Los estudios de seguimiento realizados en las últimas décadas demuestran que más del 70% de los niños seguirán manifestando el trastorno en la adolescencia, y el 50% en la adultez.

Aunque estas personas lleven una vida funcional como adultos, si el trastorno queda sin tratar, los sujetos tienden a desarrollar durante toda la vida problemas secundarios.Tales problemas pueden ser depresión, ansiedad, abuso de sustancias, fracasos existenciales en el trabajo y la vida familiar.

Sin embargo, cuando la enfermedad se trata, la mayoría de los afectados gozarán de una buena vida afectiva y productiva gracias a la gestión de los síntomas de la enfermedad.

¿Es mejor la terapia que la medicación?

Niño en laberinto

Otro de los puntos planteaba que una atención específica por parte de los profesores de los niños produciría mejoras iguales o superiores que las del tratamiento farmacológico. Se ha encontrado que las terapias específicas no son más eficaces que el tratamiento farmacológico.

Se concluye que los maestros y terapeutas deben seguir haciendo todo lo posible con las más avanzadas técnicas de terapia cognitiva conductual. Dichas técnicas ayudan a las personas con TDAH. De igual manera, se deben tratan los factores biológicos que subyacen en el TDAH, para podemos esperar mejoras significativas.

¿El TDAH es culpa de la familia?

Otro de los mitos sobre el TDAH, tiene que ver con el papel que cumple la familia en el  desarrollo de los niños.

Según esta leyenda urbana, el trastorno tiene causas ambientales. Dichas causas se relacionan con las deficientes habilidades educativas de los padres y a la falta de disciplina. Tal opinión se fundamenta en la antigua creencia de que un niño que se porta mal obedece a cuestiones morales.

Aunque no se descarta que un mal entorno de crecimiento del niño pueda volver al joven más susceptible al trastorno, no debe olvidarse que el TDAH es un trastorno neurobiológico crónico. Este trastorno posee muchos factores en su origen, desde genéticos, hasta morfológicos cerebrales y prenatales, entre otros.

La medicación de un niño con el trastorno, aunque haya crecido en un entorno familiar poco sano, actúa sobre su cerebro mejorando la neurotransmisión de la dopamina y la noradrenalina. Estos neurotransmisores modulan la capacidad de inhibición cerebral. En esencia, actúan como frenos del cerebro y normalizan la conducta.

Su uso no difiere mucho de la aplicación de insulina para el tratamiento de la diabetes, porque es una terapia de reemplazo que suple un déficit en este caso de neurotransmisores. Este tratamiento le ayudará a llegar a la edad adulta y desarrollarse como adulto con una calidad de vida normal.

La medicación, aumenta la capacidad de concentración del niño y posibilita buenos resultados escolares, además de mejorar las relaciones en la vida social. En general, el tratamiento farmacológico le procura al niño un crecimiento bastante tranquilo y apacible. La medicación evita las experiencias negativas que podrían enfrentar estos  jóvenes.

Juegos para el Trastorno de Atención e Hiperactividad

Desde Akros queremos ofrecer a padres y educadores la mejor selección en  juegos y actividades exclusivamente diseñados para niños con problemas de atención. Además, les prestamos especial atención a los casos con diagnóstico de hiperactividad.

Los profesionales y psicólogos especializados en niños con TDAH recomiendan tratar este trastorno en casa o colegio mediante juegos y actividades. Estas dinámicas ayudan a que el niño no se frustre y se sienta cohibido.

Los juegos especiales de Akros tienen como objetivo potenciar la paciencia y autocontrol del pequeño. La idea es que el niño aprenda que haciendo esto, puede obtener cosas positivas (ganar el juego).

En Akros trabajamos con información veraz. En nuestros artículos podrás encontrar información comprobada científicamente y evitar las falsas creencias que proporcionan los mitos sobre el TDAH.

¡Mantente informado y bríndale a tu niño la buena atención que tanto merece!

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.