Se lee en 7 minutos
Guía completa de la afasia infantil
5 (100%) 1 voto

Las lesiones cerebrales pueden producir daños muy severos en el desarrollo cognitivo de los niños, si bien es cierto que cuando tienen lugar en la infancia, las funciones perdidas a causa de la lesión son recuperables, pueden dejar secuelas que no sean compensadas ni por la estimulación ni por la plasticidad cerebral que caracteriza dicha etapa

Qué es la afasia infantil

La afasia infantil es la pérdida súbita del lenguaje como consecuencia a una lesión en las regiones corticales encargadas del mismo. Para hablar de afasia, el niño o niña ha debido ser capaz de hablar con anterioridad, por lo que no suele hablarse de ésta hasta al menos los 3 años.

Los daños cerebrales que pueden causar las afasias son entre otras encefalopatías, accidentes cardiovasculares, traumatismos craneoencefálicos o tumores.

Generalmente, las dificultades son más acusadas en la parte expresiva del lenguaje que en la comprensión. Algunos síntomas que aparecen son:

  • Dificultades en la producción del habla y reducción del vocabulario empleado
  • Dificultades para realizar operaciones de cálculo básicas
  • Problemas en la construcción de frases
  • Problemas en la lectura y en la escritura

Fuera de los problemas específicos del lenguaje pueden aparecer otras complicaciones de carácter más general:

  • Dificultades en las praxias fonatorias.
  • Problemas en la percepción visomotora.
  • Hemiplejías.
  • Dificultades en el aprendizaje y memoria en general.

En general, lo que se produce es una afectación de las capacidades cuya competencia se dirige desde las regiones frontotemporales.

Tipos de afasia infantil

Síndromes afásicos corticales

Afasia de Broca

La afasia de broca o afasia motora mayor, está provocada por una gran lesión que abarca los elementos corticales y subcorticales, estando implicada también la circunvolución frontal inferior o área de Broca.

Predominan las dificultades en la producción del lenguaje, sobre todo en los aspectos motores del lenguaje y de la escritura, junto con agramatismo, hemiparesia y problemas sensoriales, además también existen problemas en la comprensión.

Afasia de Wernicke

En la afasia de Wernicke la producción del lenguaje apenas está afectado, por el contrario las dificultades se encuentran sobre todo en la compresión del lenguaje. La lesión tiene lugar precisamente en el área de Wernicke encargada de la comprensión. Aunque la producción sea normal, el discurso está plagado de frecuentes errores semánticos y gramaticales. Igual pasa con la escritura, ya que estos niños pueden escribir al mismo nivel que tenían antes de la lesión pero suele ser muy desorganizada.la fasia infantil supone una pérdida del lenguaje adquirido

Afasia de conducción

En la afasia de conducción, la comprensión se encuentra preservada, siendo el síntoma más característico la dificultad para la repetición que aparece en especial en palabras polisilábicas, que se convierten en auténticos trabalenguas. Además de la dificultad con la repetición, estas personas también presentan problemas a la hora de seleccionar la palabra adecuada y la secuenciación fonémica de cada palabra, por lo que la fluidez se ve afectada cuando estos procesos tienen lugar.

Afasias transcorticales

La afasia transcoritcal se produce por una lesión cortical por encima del área de Broca, por lo que los problemas producidos son muy parecidos a la afasia motora mayor. En el caso de la afasia trasncortical se produce un déficit en la producción del habla, sobre todo para iniciar frases o en habla espontánea, siendo bastante patente cuando el niño o niña tienen que mantener una conversación o se le formulan preguntas, sin embargo pueden repetir lo que acaban de oír, denominar sin dificultad y a nivel articular no existen dificultades reseñables. Por otro lado, la comprensión está totalmente preservada.

Afasia anómica

La anomia aparece en casi todas las afasias fluidas, de Wernicke y la afasia de conducción. Se caracteriza por la dificultad de encontrar palabras de uso común. Únicamente si la anomia aparece de modo relativamente aislado se habla de afasia anómica.

Tipos de afasia según la fase

Connatal: las afasias perinatales, son aquellas que tienen lugar durante la gestación o en el momento del parto por diversas causas como infecciones, exposiciones tóxicas u otras condiciones adversas. Por norma general, con una buena intervención terapéutica es posible compensar las lesiones en el hemisferio izquierdo con otras regiones cerebrales.

Adquirida infantil: la afasia es debida a una lesión cerebral producida cuando el niño ya tiene adquirido el lenguaje, entre los 2-3 años hasta los 8-9 años.

Causas de la afasia infantil

Como ya hemos venido hablando, las afasias infantiles se deben al daño producido en diversas regiones del hemisferio izquierdo, zona encargada del lenguaje. Estas lesiones pueden ser de diversa índole, como por ejemplo:

  • Traumatismos craneoencefálico
  • Tumores cerebrales: tanto por el tumor como por las consecuencias que puede producir la redioterapia o la quimioterapua sobre eltejido cerebral.
  • Infecciones: las encefalitis o encefalopatías pueden dejar dañado el tejido crebral de forma permanente
  • Accidentes cerebrovascualres
  • Anoxia cerebral aguda
  • Hidrocefalia
  • Epilepsia
  • Coma

Tratamientos de la afasia infantil

Los tratamientos han de ir dirigidos al tipo de afasia, ya que cada uno presenta una sintomatología diferente.Los juegos con pompas ayudan en la reabilitación de laafasia infantil
En general, cuando la afasia es adquirida es importante comenzar con una rehabilitación cognitiva desde el principio para evitar que los daños se cronifiquen y conseguir avances rápidos. Los tratamientos irán dirigidos a recuperar el lenguaje, en relación a la producción o a la comprensión.

En afasias connatales, la intervención dependerá de la evolución del niño o niña. Por norma general, las dificultades se solventan debido a la plasticidad cerebral de los niños, por lo que puede que presenten algún retraso en la adquisición del lenguaje, pero no tiene porqué existir incapacidad. No obstante, es conveniente que la familia preste mucha atención a su desarrollo evolutivo y el niño sea sometido a evaluaciones neuropsicológicas, para en caso de requerir intervención, ésta comience lo antes posible.

Juegos para niños con afasia

La intervención de las afasias, la estimulación del lenguaje, se lleva a cabo principalmente a través de juegos de estimulación, juegos sensoriales, juegos para el lenguaje, etc. En cada caso se pueden realizar diferentes actividades. Algunos ejemplos son:

Existen actividades para aumentar el vocabulario como por ejemplo, trabajar la denominación a través de pictogramas y fotografías. Se trata de ir nombrando los elementos que aparecen en las láminas. Ir asociando las fotografía con la palabra escrita favorecerá el reconocimiento gráfico en aquellas afasias en las que existen problemas con al escritura.

Estimular los órganos bucofonatorios. En las afasias motoras podemos jugar a juegos con soplo como hacer burbujas, mover la llama de unas velas, hacer carreras con bolitas de papel, etc. También las canciones infantiles ayudan a la articulación del lenguaje.

También existen juegos de discriminación sonora que consisten en ser capaces de discriminar diferentes tonos, sonidos, onomatopeyas, volumen.

Mantener conversaciones en las que se respeten los tiempos del niño, para que no tenga dificultades en el acceso al léxico. En este sentido, cualquier juego en el que se establezcan conversaciones son positivos para la estimulación del lenguaje.los juegos para formar palabras ayudan en la afasia

Para favorecer la la espontaneidad y la iniciación puede ser interesante los juegos de preguntas, en las que éstas sean sencillas y no requieran una respuesta muy elaborada.

Hay juegos que pueden ayudar a trabajar la segmentación de las palabras, por ejemplo juegos en los que haya que formar palabras a partir de sílabas separadas estilo puzzle.

Crear historias a partir de láminas sueltas para después narrarlo. O primero escuchar una historia y después ordenar las láminas para que sean coherentes con la historia oída.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.