Se lee en 7 minutos
Lectoescritura: TODAS las claves del método más exitoso
4.7 (94.55%) 11 votos

El aprendizaje de la lectoescritura es uno de los más complejos y que más importancia tienen en la sociedad y en el desarrollo evolutivo de los niños y niñas. Hoy día recibimos muchísima información a través de las palabras escritas, carteles, folletos, libros, revistas, contratos, etc. La cultura es transmitida principalmente a través de la escritura, por lo que los niños y niñas sepan leer y escribir es de suma importancia.

Qué es la lectoescritura

La lectoescritura es la capacidad de leer y escribir textos. Los seres humanos se comunican principalmente a través del lenguaje, por lo que la capacidad de leer y escribir nos permite desarrollarnos a nivel intelectual y personal. La lectoescritura es el proceso a través del cual  las personas podemos plasmar el lenguaje, transmitirlo y hacerlo permanente. El  lenguaje escrito fue creado por el ser humano para poder comunicarse y transmitir el conocimiento a las generaciones venideras.

En el proceso de lectoescritura se le enseña de forma prácticamente simultánea a los niños a leer y a escribir, aprendiendo así ambas capacidades, estrechamente relacionadas.

Por qué es tan recomendable la lectoescritura en niñosla lectoescritura es esencial para el desarrollo de los más pequeños

Como ya hemos comentado, la lectura permite a los niños y niñas abrirse al mundo de los conocimientos y poderse desarrollar intelectualmente, aumentando su conocimiento, su cultura y en última instancia, desarrollarse como personas.

Aunque todos venimos preprogramados para leer y escribir, es necesario que esta capacidad se enseñe, ya que la habilidad no es innata, sino aprendida.  Por todo ello, es necesario que se fomente el aprendizaje de la lectoescritura en los niños desde edades muy tempranas, así les permitiremos entrar en el mundo de los símbolos, del conocimiento y desarrollen su pensamiento crítico, opiniones, razonamientos, etc.

De forma tradicional, el aprendizaje de la lectoescritura se inicia hacia los 4 años, cuando los niños tienen un desarrollo psicolingüístico adecuado que les permita establecer asociaciones entre sus emisiones verbales, los referentes objetos y de ahí asociar las palabras a esas emisiones y referentes.  No obstante, la exposición a la lectoescritura se produce desde el nacimiento ya que el mundo que rodea al niño contiene múltiples textos escritos, que las personas que le rodean le van a traducir en un primer momento.

Las mejores actividades de lectoescritura en niños

El aprendizaje de la lectoescritura puede realizarse a través de dos grandes métodos, el sintético y el analítico.En el primero se enseña desde las unidades más pequeñas, es decir las letras o fonemas, hasta las unidades mayores, las palabras.El segundo método, por el contrario, sigue la premisa opuesta, primero se les enseña a los niños la palabra completa asociada a su referente objeto y a partir de ese reconocimiento global, se va segmentando la palabra en subunidades (sílabas y letras).

Ambos procedimientos son igualmente eficaces, la preferencia de uno u otro debe establecerse en función de las características personales de los niños y niñas. Estas características se corresponden con funcionamientos de procesamiento cognitivo. Existen múltiples recursos educativos que permiten trabajar estos procesos a través de juegos para el lenguaje, atrayendo al niño hacia el aprendizaje, motivándole y facilitando el trabajo en casa. A continuación, se describen actividades para la enseñanza de la lectoescritura.

Fonemas y sílabas

asociar las grafias al objeto es una tarea eficaz para trabajar la lectoescritura

Uno de los niveles de aprendizaje más básicos es enseñar a los niños las unidades más pequeñas, que pueden ser los fonemas o las letras, de ahí, se pasaría a enseñar las sílabas (resultado de unir las letras) y asociarlo a los diferente fonemas silábicos, resultado de la unión de los fonemas de cada letra. Este aprendizaje se hace por asociación, en donde a los niños se les enseña a escribir y leer asociando cada fonema a la grafía y viceversa. Existen múltiples juegos en donde a los niños se les presenta a través de audios diferentes fonemas y ellos tienen que elegir a qué sílaba o letra se refiere de una serie de opciones presentes. Así, estaremos enseñando ambas habilidades al mismo tiempo.

Otra forma de trabajar este nivel de asociación es presentar diferentes sílabas o palabras y que los niños deban emitir su fonema.

Completar palabras con segmentos

Otra actividad que ayuda a comprender a los niños el proceso de lectoescritura es la formación de palabras a través de segmentos, que no tienen por qué corresponderse con las sílabas que componen la palabra. En esta tarea partimos de la premisa de que los niños conocen la palabra global y pueden reconocer cuál es el segmento que falta. Para esta tarea es necesario que los niños conozcan las palabras, por lo que sería el segundo nivel del método de aprendizaje global, ya que una vez que los niños reconocen la grafía de la palabra completa se les enseña a segmentarlas para que conozcan las unidades que la forman.

Un ejemplo de esta tarea sería darle palabras incompletas con huecos y presentarle al lado diferentes sílabas o segmentos y han de elegir cuál es el que falta, en el caso de niños o niñas con mayor nivel se pueden dar sólo las palabras con los huecos y ellos/ellas han de generar el segmento que falta.

Otra variante es presentar segmentos de palabras como piezas de un puzle, por lo que han de construir el puzle e ir descifrando las palabras que se forman. Estos segmentos pueden ser sílabas como “man-“y “–ta” o no como por ejemplo “cam-“e “-isa”.

Componer palabras con sílabasLos puzles de palabras son una forma lúdica de aprender la lectoescritura

Esta tarea es muy parecida a la anterior, pero aquí lo que trabajamos es que los niños sean capaces de componer diferentes palabras a través de las mismas sílabas, en función del orden que se establezca, de la longitud o número de silabas que la compongan, etc.  Por ejemplo, se les entregan tarjetas con diferentes sílabas “ma”, “pa”, ca” y “sa” y ellos han de unirlas para formas palabras como “mapa”, “capa”, “masa”, “pasa”, “casa”, “saca”, etc.

Una vez que los niños han aprendido a identificar las sílabas, conocer su grafía y a leerlas, asociando las grafías a los fonemas silábicos, el siguiente paso para la composición de las palabras, es éste, que los niños y niñas unan sílabas para formar palabras y encadenen sus fonemas para establecer palabras, su lectura y su escritura.

Asociar grafías de palabras a imágenes u objetos

La premisa de la lectura global es el objetivo de esta tarea. Consiste en asociar la grafía de una palabra a una imagen u objeto. De esta forma el aprendizaje es mucho más rápido ya que hay una asociación directa entre un concepto abstracto o arbitrario como es la palabra y el objeto real y concreto. Un ejemplo sería, el mostrarles la palabra escrita “manzana” y el niño o niña ha de asociarlo con una imagen de una manzana o el objeto real. A través de varias asociaciones, el niño es capaz de reconocer la palabra y saber leerla, incluso escribirla. Este tipo de tareas son muy eficaces ya que permiten a los niños aprender los fonemas y grafías de forma más concreta, al tener el objeto de referencia presente y poder recurrir a su memoria visual y semántica de forma simultánea.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.