Se lee en 7 minutos
¿Muerde tu hijo? Conoce los mordedores adaptados
4.5 (90%) 2 votos

mordedores-adaptadosExiste un trastorno que provoca la necesidad compulsiva de morder, morderse el cuello de la camisa, los puños, los lápices o lo que es peor, la propia piel. Muchos niños que padecen este trastorno pasan de morder los lápices a morder toda la piel que rodea a las uñas, los nudillos, los labios, etc.

Existen algunos recursos educativos como los mordedores adaptados que pueden ayudar a que los niños que sienten esa necesidad de morder, se sientan mejor y no tengan el impulso para seguir haciéndolo. Estos mordedores les ayudarán a concentrarse y a auto regularse.

Por qué muerde mi hijo

Cuando un niño tiene la necesidad compulsiva de morder, es muy difícil que le quitemos la idea de la cabeza. Cuando son pequeños, esas obsesiones no son fáciles de comprender ni tan siquiera para ellos, por lo que, en lugar de regañarles o de intentar razonarles el por qué de su conducta errónea, debemos intentar que sean ellos mismos quienes decidan abandonar esa obsesión.

En el caso de la necesidad de morder, el niño puede tener por costumbre morder lo que tenga en la mano, por ejemplo un lápiz o un bolígrafo, o lo que tenga cerca, como el cuello de la camiseta, una pulsera, etc.

Problema mayor es cuando se pasa de morder esos objetos, que al fin y al cabo son externos a nuestro cuerpo, y se decide comenzar a morder la propia piel.

Generalmente suelen comenzar por morder la piel de toda la zona que rodea a las uñas, llegando incluso a hacerse daño y a sangrar. La piel se regenera pero sale más dura, como un callo. Este impulso se denomina dermatofagia y se refiere a la necesidad de morder e incluso de comer la propia piel.

Este problema es bastante común pero no hay mucha información al respecto, se considera un trastorno que no necesita de ningún tipo de tratamiento para poder superarlo ya que en general, se dice que es un trastorno inofensivo.

Se considera un habito compulsivo o una compulsión neurótica que obliga a quien lo padece a automutilar su propia piel con los dientes. Al parecer es un medio de respuesta hacia situaciones estresantes, un camino para liberar ese estrés que acumulamos.

mordedores-adaptados

Los mordedores adaptados: tipos e indicaciones

La solución como decimos no es regañarles ni intentar explicarles que no deben morderse, ellos ya saben que eso que hacen no es normal y que no se debe hacer, pero debemos recordar que es un trastorno obsesivo, por lo que son incapaces de abandonar esa fea costumbre, que les hace daño.

Lo más aconsejable es facilitarles el material necesario para que ellos mismos puedan abandonar su obsesión, como es el caso de los mordedores adaptados.

Estos mordedores están especialmente diseñados para trabajar en la reeducación del proceso de masticación, les ayudan a aprender a tragar de la forma adecuada y con los problemas de la alimentación y sensoriales orales.

Son un material terapéutico que se recomienda para motivar y estimular los movimientos de toda la cavidad bucal, mandíbula y lengua.

Podemos encontrar estos mordedores en materiales de diferentes texturas, que les ayuden con una estimulación sensorial mayor.

mordedores-adaptados

Cómo escoger el tipo de mordedor adaptado adecuado

En la actualidad son muchos los modelos de mordedores adaptados que podemos encontrar, pero para saber cual es el que mejor se puede adecuar a las necesidades de cada niño tendremos que basarnos en algunas indicaciones.

Podemos clasificarlos por edades:

  • Menores de dos años: a esta edad los mordedores más apropiados son aquellos que presentan una superficie con abultamientos o picos que les ayude en la estimulación de toda la zona, así como la forma redondeada.
  • Entre dos y cinco años: estos mordedores son discretos y los pueden llevar consigo para poder morderlos cuando sientan la necesidad. Están los medallones de masticación, que son perfectos por su forma y diseñados por terapeutas. Del mismo modo hay “joyas” para morder, son pulseras y collares que se pueden adquirir en diferentes modelos de colores para que los niños puedan escoger el que más les guste. En este rango de edad también encontramos los collares con colgante adaptado, un colgante que es un mordedor, con formas alargadas, y en diferentes colores, que los niños podrán morder con todos sus dientes ya que su diseño permite llegar a todas las zonas de la boca.
  • A partir de cinco años: en realidad los colgantes mordedores se encuentran a esta edad con más variedad de modelos, perfectos para que los niños elijan el suyo, los hay de muchos colores y diseños. No obstante, a partir de los ocho años, también pueden encontrar otros mordedores adaptados en formas de placas, blandas o duras, que pueden llevar en el bolsillo, como un llavero o en la mano.

 

Los diseños de estos mordedores adaptados hacen que sean muy atractivos para los niños, con colores muy divertidos y formas que harán que parezca un accesorio en lugar de un material terapéutico.

Basándonos en las necesidades que tenga el niño y en su rango de edad podremos conseguir un mordedor adaptado que le ayude a canalizar esa obsesión por morder.

mordedores-adaptados

Obsesiones en los niños: si tu hijo muerde prueba con los mordedores adaptados

Los niños también sufren TOC o Trastorno Obsesivo Compulsivo, esto tiene que ver con la ansiedad que se puede derivar en determinadas obsesiones.

Estas obsesiones son generalmente impulsos mentales que tiene el niño de forma recurrente, y que no puede evitarlas aunque no le gusten, que además le provocan un gran estado de ansiedad.

El niño trata de ignorarlas, son actos que realiza de forma consciente, pero las sigue repitiendo porque piensa que si no las hace puede suceder algo terrible. Por tanto las repite una y otra vez, porque siente esa necesidad compulsiva de repetirla.

No obstante, para poder llegar a diagnosticar un trastorno obsesivo compulsivo como tal, el niño tendrá que reconocer que esas obsesiones o las compulsiones llegan a ser absurdas o excesivas.

Tipos de obsesiones en niños

Las conductas obsesivas que suelen ser más frecuentes en los niños, generalmente tienen que ver con el miedo a contaminarse, a hacer daño a los demás o a sí mismo, las que necesitan de la simetría y el orden, y las obsesiones agresivas. En cuanto a las compulsiones generalmente tienen que ver con la necesidad de lavarse, siguiendo un ritual o manteniendo un lavado excesivo, las necesidades de comprobación, repetición, contar, arreglar u ordenar.

mordedores-adaptados

Estas conductas son propias tanto de adultos como de niños, pero hay algunas que se presentan especialmente durante la infancia, como obsesiones o compulsiones relacionadas con determinados rituales, que sienten la necesidad de realizar cuando escriben, leen, se mueven o hablan, como por ejemplo repetir determinados sonidos, palabras sueltas o frases completas.

Por otro lado, también en niños es frecuente encontrarse determinado tics, que pueden ser compulsiones mecánicas o repetitivas, que se dan o bien por impulso o bien para descargar la energía. Este tipo de tics puede darse en forma de muecas, por ejemplo guiñando los ojos, o respirando de una forma concreta, sintiendo la necesidad por golpear, tocar o simplemente rozar algo.

Estos trastornos se suelen asociar a otros como el síndrome de Tourette, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, etc.

En Akros contamos con recursos y material educativo que podrán ayudarte con los más pequeños, para superar sus obsesiones.

 

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.